La Universidad Laboral cumple medio siglo

Construcción del pabellón de deportes de la 'Uni'. /
Construcción del pabellón de deportes de la 'Uni'.

La 'Uni' fue el undécimo complejo de enseñanza industrial que se fundó en España y el único en la comarca del Bajo Deba. El centro se abrió en 1968 y en la primera promoción estudiaron 244 alumnos de 45 provincias

AINHOA GARCÍA MALLO EIBAR.

En pleno mes otoñal, el 12 de octubre de 1968, el Centro Técnico Laboral de Eibar, hoy Complejo Educativo, abrió sus puertas a sus primeros 244 alumnos llegados de toda España, 36 de ellos eran guipuzcoanos. A la inauguración del edificio central en 1968 le siguieron después la construcción de pabellones de deportes y de los edificios de Residencias en 1971 y 1972. La mayoría de los primeros estudiantes eran hijos de obreros que soñaban con formarse en estudios industriales para labrarse un futuro mejor. Con la apertura de este centro número once en la lista, el sistema de universidades laborales se creó un nuevo hito en la geografía española, en esta ocasión, en Eibar, en pleno auge de su industria.

A principios del siglo XX, la ciudad armera ya contaba con una escuela de formación profesional, la Escuela de Armería. Gracias a ella se fundaron más de 400 empresas en Eibar. Mientras tanto, las factorías iban creciendo y la demanda de puestos de trabajo iba aumentando. Por ello, el Ayuntamiento llevó ante el Ministerio de Trabajo una propuesta para crear en Eibar un centro politécnico, que más tarde se concretó en Universidad Laboral. Su creación en nuestra ciudad fue estratégica. Eibar era el pueblo idóneo para que los alumnos de provincias limítrofes pudieran cursar en el centro, ya que la universidad más cercana de similares características era la de Gijón.

La Universidad Laboral de Eibar fue inaugurada el 17 de diciembre de 1968 con la presencia del ministro de Trabajo en pleno régimen franquista. El complejo educativo eibarrés tenía una capacidad de 1.100 alumnos, 900 de ellos en régimen de internado en centros residenciales como el Gorbea, Jaizkibel y Urkiola.

El alto nivel industrial de la zona hacía necesaria la formación de personal cualificado, especializado en industrias claves, por lo que las enseñanzas que se eligieron para el centro fueron Ingeniería Técnica Industrial con las especialidades de Electrónica Industrial y Máquinas Eléctricas, un curso preparatorio para los estudios de Ingeniería Técnica y estudios en bachillerato técnico superior con especialidad en Electrónica.

Obras e instalaciones

A pesar de que la Universidad Laboral ya estaba proyectada, el Ayuntamiento se encontró un problema: la situación geográfica, ya que Eibar está en una de las zonas más complejas de Gipuzkoa, rodeada de un valle de altas montañas verdes. Por esta razón el Ayuntamiento tomó la decisión de emplazarla a unos terrenos situados a la ladera del monte Olarreaga, a corta distancia del centro del pueblo y limitando con la provincia de Bizkaia y con la carretera de Bilbao a San Sebastián.

Las obras se comprendían en dos fases. En la primera se proyectaron dos edificios. En uno de ellos se emplazó el centro de estudios y la residencia de estudiantes. El centro de estudios, aparte de tener clases para grupos reducidos, también constaba de una nave de talleres, laboratorios de metalurgia, electroquímica, de medidas eléctricas, de hidráulicas y termodinámicas; de ensayos de materiales sicotécnicos y de organización industrial técnico administrativa, de ensayos de materiales, máquinas eléctricas y de análisis químicos. Por otro lado, la residencia para estudiantes tenía una capacidad para 322 alumnos internos. En otro edificio, de planta baja, estaban los comedores, organizados de forma que pudieran comer mil alumnos en dos turnos de 500 personas.

La segunda fase de la obra, que se llevó a cabo en años posteriores, recogió un pabellón industrial, otro edificio para estudios y residencia, con la sala de actos, capilla, biblioteca, una explanada para el ejercicio de deportes y una extensa zona de aparcamientos rodeados de jardines, tal y como se conoce actualmente. El presupuesto de esta construcción ascendió a 100 millones de pesetas, alrededor de 601.012,10 euros, incluyendo las obras y parte del material. La financiación corrió a cuenta del Ministerio de Trabajo.

Unión con la UPV/EHU

Medio siglo después de su apertura, las aulas de la Universidad Laboral de Eibar siguen en pie. Ahora, y desde 1994, y con el apoyo de todos los ayuntamiento de la comarca del Bajo Deba, este centro pertenece a la Universidad del País Vasco (UPV/EHU).

Desde su integración han cambiado muchas cosas. La puesta en marcha del Espacio Europeo de Educación Superior y la consiguiente reestructuración de las titulaciones de Ingeniería en la UPV/EHU en 2010, el centro perdió los grados en Ingeniería Mecánica y en Ingeniería Electrónica Industrial y Automática, dos de los más demandados en la comarca. En cambio, se añadió el Grado en Ingeniería de Energías Renovables, una titulación demandada en el país y que pocas universidades ofrecen. Este grado es el único que asegura la supervivencia de este centro que cumplirá 50 años de enseñanza universitaria y de capacidad de emprendimiento e innovación en una ciudad de gran tradición industrial.

Fotos

Vídeos