La supresión del peaje de San Lorenzo incrementa el tráfico por todo Eibar

La supresión del peaje de San Lorenzo ha incrementado el tráfico en dirección al de Azitain. / MORQUECHO
La supresión del peaje de San Lorenzo ha incrementado el tráfico en dirección al de Azitain. / MORQUECHO

A lo largo de seis meses se tendrá que vivir esta situación hasta que se construya el vial de Eizaga a San Lorenzo. Los automovilístas prefieren tomar la AP-8 en el peaje de Azitain que ir a Ermua

ALBERTO ECHALUCE EIBAR.

La supresión del peaje de San Lorenzo en Ermua está provocando repercusiones en el tráfico urbano de Eibar, en base al incremento notable de vehículos que se está constatando desde el lunes.

La eliminación del peaje de San Lorenzo está motivada porque se está llevando a cabo la construcción de un ramal que conecta el nuevo peaje de Ureta y la zona de Eizaga con la rotonda de San Lorenzo, obras que tienen un plazo de duración de seis meses.

El peaje de San Lorenzo dejó de funcionar el pasado domingo para la construcción de dicho vial, con lo que hasta que no se construya el ramal de unión de Ermua con el peaje de Ureta se prevé que el tráfico en la localidad eibarresa siga congestionado.

Todo ello genera que los automovilístas que desean acceder a la autopista AP-8 únicamente tienen dos alternativas. Una, la de recorrer todo Ermua y llegar al Alto de Areitio, para después conectar con el peaje de Ureta, y otra, la de utilizar el peaje por Azitain. Al final se constata que los automovilistas prefieren utilizar esta última. «Se tarda más atravesando todo Ermua subiendo al Alto de Areitio que recorrer Eibar para acceder al peaje de Azitain», señalaba un trabajador eibarrés que lleva a cabo su actividad laboral en Abadiño.

Desde nuestra ciudad para acceder a la autopista en dirección Bilbao, se requiere dirigirse de San Lorenzo a Ermua, para después por el Alto de Areitio, y tras recorrer dos rotondas y el túnel de Uretamendi, sobre una distancia de 5 kilómetros de recorrido, se accede al peaje de Ureta, en Ermua.

Ocurre también que se están efectuando, en Ermua, las obras del cruce de Kaltxango, el principal cruce de entrada y salida del vecino municipio vizcaíno en la Avenida de Gipuzkoa ermuarra, que está generando retenciones, con lo que el automovilista eibarrés que se dirige a Bilbao queda disuadido de utilizar el peaje ermuarra y prefiere ir a Azitain, «aunque se tenga que pagar un euro más porque aparte del recorrido menor es habitual encontrarte en Kaltxango con algún camión entorpeciendo el tráfico y haciendo un efecto embudo obstaculizando el tráfico, al resto, por las obras».

Construcción de un vial

En sí, las obras que se vienen realizando en Ermua constan de dos variantes. En una de ellas, se ha inaugurado una parte, pero aún queda pendiente el ramal de enlace de Eizaga con San Lorenzo.

Además de los eibarreses, son los ermuarras los que sufren la no materialización de dicho ramal, que está produciendo una acumulación de tráfico en la Avenida de Gipuzkoa, por los vehículos que desean cruzar Ermua hasta Areitio, para después acceder al peaje de Ureta, junto a los que proceden en el sentido contrario desde Areitio a Eibar.

Una vez afrontado el ramal de Eizaga a San Lorenzo se podrá salir y acceder directamente hacia el peaje de Ureta, sin necesidad de cruzar Ermua.

En cuanto a la segunda de las variantes, aún sin licitar, trataría de unir el alto de Areitio con la zona de Goitondo (Mallabia), lo que traerá consigo una mejora de la comunicaciones con Ermua.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos