Sanidad señala que la construcción del hospital «carece de sobrecoste»

El Hospital de Eibar avanza en su construcción. / FÉLIX MORQUECHO
El Hospital de Eibar avanza en su construcción. / FÉLIX MORQUECHO

Su construcción estará finalizada para el mes de abril y los diferentes servicios de atención se abrirán el último trimestre

ALBERTO ECHALUCE EIBAR.

El consejero de Sanidad, Jon Darpón, ha respondido a una pregunta interpuesta por la representante de EH Bildu en el Parlamento Vasco, Rebeka Ubera, sobre las obras de construcción del hospital de subagudos de Eibar, señalando que los trabajos de esta infraestructura «carecen de sobrecoste» derivado del retraso en las obras. Junto a ello, Darpón, en su intervención, adelantó que «la finalización de la obra de construcción del Hospital de Eibar está prevista para abril de 2018». A partir de ese momento se procederá a la equipación del conjunto de la infraestructura que desembocará en la apertura de los diferentes servicios (hospitalización, consultas externas, urgencias, radiología, pruebas complementarias, farmacia, rehabilitación.) «a partir del último trimestre de 2018», según explicó Darpón.

También el responsable de Sanidad, en su respuesta, habló sobre la previsión inicial de la plantilla total con que se dotará al Hospital de Eibar. Según sus manifestaciónes, «el personal estará compuesto con plazas de nueva creación y con plazas provenientes de otros centros, tras un análisis de las plantillas que conlleve una reestructuración de las correspondientes unidades organizativas», por lo que no pudo precisar el número de trabajadores de que dispondrá el equipamiento.

Repercusiones

Todo ello sí supondrá cambios sustanciales en la organización sanitaria del propio Mendaro, tanto en el aspecto sanitario como sociosanitario de la comarca. De ahí que paralelamente a las obras se esté trabajando en la programación de los diferentes servicios con los que contará el nuevo hospital eibarrés, con una capacidad total de 72 camas. Entre las principales repercusiones están que el nuevo hospital ubicado en Otaola mejorará la accesibilidad por su situación geográfica a la población de la comarca. Aunque su principal funcionalidad va a ser la atención de crónicos, de media y larga estancia y dar apoyo a personas con enfermedades crónicas de Debabarrena, Debagoiena y Lea-Artibai, también contará con una unidad de cuidados paliativos, completando la actividad tanto hospitalaria de agudos como de atención primaria de esas comarcas.

Igualmente, los servicios de atención primaria del Centro de salud de Torrekua y del Centro de Salud Mental pasarán a prestarse en el nuevo hospital. El cambio más inmediato va a ser que algunas de las especialidades para la población de Eibar y Ermua podrán ser atendidas en el ámbito de la rehabilitación, traumatología, respiratorio y reumatología en Eibar, sin necesidad de tener que acudir al hospital de Mendaro como hasta ahora. Estas especialidades se mantendrán también en el de Mendaro pero estarán a disposición del resto de los vecinos de la comarca de Debabarrena. Así, el nuevo Hospital eibarrés abre un nuevo escenario también al de Mendaro por la apertura de nuevos espacios a las salas de consultas, «hoy muy constreñidas», o nuevas posibilidades para el servicio de radiología, «una vez que el servicio de resonancia está concertado, y se podrán atender a los pacientes con nuestros recursos».

Recientemente, Sanidad anunció una inversión de 3,5 millones de euros para dotar de nuevos equipamientos de resonancia a los hospitales vascos, entre ellos el de Eibar, que evitará los traslados a las capitales para recibir atención.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos