El remanente de tesorería divide a PSE y PNV

Las obras del Hospital y Errebal son motivo de discusión entre el equipo de gobierno y EAJ-PNV. / MIKEL ASKASIBAR

Ha pasado de los 6,4 millones en 2014 a 15,2 millones en 2016, pero el endeudamiento es del 2,68%. El alcalde apunta que «no subiremos las tasas e impuestos en 2018 al tener la cuenta del Ayuntamiento saneada»

ALBERTO ECHALUCEEIBAR.

El remanente de tesorería volvió a ser en el Pleno municipal especial motivo de debate entre PSE y PNV. Para lo que los nacionalistas es «el cajón millonario del Ayuntamiento», para el PSE, «lo prioritario no son las inversiones ejecutadas, sino las comprometidas. Gran parte del remanente es ahorro que no se puede incorporar al presupuesto», insistió el alcalde Miguel de los Toyos, que prosiguió diciendo, «la cuenta general del Ayuntamiento se encuentra en buen estado y nuestro bajo nivel de endeudamiento nos hace no incrementar la presión fiscal, con lo que las tasas e impuestos en 2018 no experimentarán ninguna subida. Apostamos por la congelación».

Así, el remanente de tesorería ha pasado de los 6,4 millones (2014) a 15,2 millones (2016), lo que supone aproximadamente el doble y, a su vez, se ha reducido la deuda a la mitad: de los 5,9 millones (2014) a los 2,8 millones (2017), a razón de 700.000 euros al año. El ratio de endeudamiento se sitúa en el 2,68 por ciento, entre los más bajo del territorio.

El caso es que la deuda por habitante se ha reducido notablemente en Eibar. En 2016 era de 128 euros, cuando en 2015 alcanzaba los 153, en 2014 los 204, en 2013 los 231, en 2012 los 236 euros por habitante, y en 2011, los 210 euros. Por su parte el alcalde, Miguel de los Toyos, quitó hierro a estas acusaciones de la oposición. «No estamos ni muy bien, ni muy mal. Contamos con un endeudamiento muy bajo, y no es motivo de crítica el nivel de inversiones ejecutadas. Lo importante son las inversiones comprometidas. Éstas son las que tiene asumidas el Ayuntamiento para su realización y son las que prevalecen porque son las que se van a acometer. Es posible que traspasen el ejercicio, pero serán una realidad en breve».

Pese a ello, EAJ-PNV volvió a denunciar que se ha duplicado en dos años el remanente de tesorería a base de no ejecutar las inversiones. «Cuando sube el gasto corriente pero se reducen las inversiones hasta el punto de ahorrar dinero, se demuestra que no hay ideas de futuro», dijo Elena Ibañez. De esta manera, el grupo nacionalista denuncia que «se reduce la deuda y sube el remanente de tesorería a base de reducir las inversiones, y la explicación es sencilla: no se están acometiendo proyectos de futuro. Se está cobrando impuestos a los ciudadanos para gasto corriente y para guardarlo en un cajón que nadie sabe para qué», asevera Ibañez. «Un ratio de endeudamiento del 2,68 no debería ser motivo de satisfacción en una ciudad con las necesidades que tiene de regeneración urbana y económica».

La edil jeltzale de Hacienda, Ibañez, recordó asimismo que el ahorro neto ascendió de 5 a 6,2 millones entre 2014 y 2016. «Estamos en posición de afrontar retos de futuro con solvencia. Hay dinero. ¿Cuál es el problema? ¿Faltan ideas?», recriminó. Además, Ibañez recordó la necesidad «de analizar la reversión social de las subvenciones concedidas por la administración municipal».

Programa de gobierno

Otro motivo de debate fueron el nivel de inversiones. Según los datos de la Cuenta General, en 2016 apenas se ha ejecutado el 56,42% de las inversiones presupuestadas. «Decir que en julio de 2017 el porcentaje es más alto es un cuento. ¿Por qué las obras en Eibar necesitan el doble de tiempo?. Pedir dinero para no ejecutar las inversiones no es de recibo. Hay que conseguir financiación pero también hay que cumplir con los compromisos de cada uno».

Para EH Bildu, «en cuanto al gran remanente que dispone el Ayuntamiento de Eibar, nuestro grupo seguirá aportando ideas para su uso, nuevos proyectos que consideremos necesarios para la ciudad, aunque hayamos votado que no al presupuesto, porque en definitiva estamos aquí para trabajar por la ciudadanía eibarresa. Y ésa es nuestra obligación. Además, creemos que el uso del remanente de tesorería y las decisiones sobre él, no deberían ser exclusivas del equipo de Gobierno.

Por su parte, De los Toyos, apuntaba que «nosotros tenemos un programa de gobierno, basado en nuestro programa electoral, refrendado por los ciudadanos. Y vamos a seguir apostando por la búsqueda de acuerdos, entre grupos, para impulsar estos proyectos». En ese contexto, Ibañez, del PNV, lamentó que el gobierno municipal se encuentra «ahogado por la inercia del día a día, sin proyectos estratégicos que se conozcan. Nadie sabe cuál es el modelo de ciudad al que se aspira en un medio plazo».

Según el alcalde Miguel de los Toyos, «todos los proyectos tiene una dificultad añadida de ejecución. Todo no se puede ejecutar en el mismo año, y muchas veces las obras se postergan en próximos ejercicios». Desde el equipo de gobierno se recordaba que «hemos bajado el presupuesto 1,5 millones con respecto al pasado año porque también dejamos de percibir 2,5 millones del Gobierno Vasco, fruto de las enmiendas al presupuesto de Vitoria. Este año no contamos con este importe porque existe otra situación».

Más

Fotos

Vídeos