Relevo al frente de la escuela centenaria

Relevo. Imanol Urreisti sucede a José Luis Novoa como director de Armeria Eskola desde este curso. / FÉLIX MORQUECHO

El mutrikuarra Imanol Urreisti sucede a José Luis Novoa como nuevo director de Armeria Eskola

FÉLIX MORQUECHOEIBAR.

Armeria Eskola nació en el año 1912 y su trayectoria la ha convertido en un centro cargado de historia. Eso no evita que sea prioritario mantenerse en contacto con las necesidades de la industria y de los estudiantes que buscan una formación que les dé acceso al mercado laboral. La responsabilidad de este centro recae desde este curso en Imanol Urreisti, nuevo director de Armeria Eskola en sustitución de José Luis Novoa. No se esperan giros bruscos pero sí quiere un mayor acercamiento a la sociedad que lo rodea.

Los últimos meses del pasado curso ya estaban orientados al cambio de dirección pero en estas primeras semanas el nuevo director ha sentido el peso que tiene su nuevo cargo. «Me han hecho ver que no es una escuela más. Es un centro que tiene un nombre en Eibar y todo su entorno».

Saliente
José Luis Novoa deja de ser director de Armeria Eskola tras doce años en el cargo.
Nuevo director
Imanol Urreisti Ulazia (Mutriku, 1972), ingeniero electrónico, accede a la dirección tras doce años en el centro como profesor en el departamento de Electricidad.

Ser director de Armeria Eskola le ha abierto a Imanol Urreisti un abanico de responsabilidades, pero a punto de cumplir 45 años se ve con la experiencia y la energía necesaria para mantener el centro en un rumbo que ve claro. «Vemos que de puertas hacia fuera Armeria Eskola tiene una imagen seria, pero queremos evitar el hermetismo y tener una mayor presencia en la vida social y cultural de la ciudad, ser más participativos» señala el nuevo director. De puertas hacia dentro aspectos como el emprendizaje o la internacionalización son prioritarios. «Tenemos que abrirnos al mundo» señala sobre una escuela de Formación Profesional que recibe a más de 450 alumnos en los ciclos medios y superiores de las ramas de electrónica, electricidad, mecatrónica y fabricación mecánica. La nueva dirección incluye a Garikoitz Garmendia como secretario, Lander San Martín como jefe de estudios e Iñaki Urbieta como tesorero.

«La escuela debe hacer un servicio a la sociedad, y lo hace a través de las personas»«El nivel de control y gestión sorprenden cuando lo presentamos fuera de la escuela»

El cambio de puestos hará que José Luis Novoa pase este curso a ocuparse de otros trabajos en el centro, más ligados a las relaciones con las empresas, aspecto fundamental para la especialización de los estudios. «Es algo que en electrónica ya venimos trabajando y ahora queremos extender a otros ámbitos» señala el exdirector. Este terreno de la especialización está enfocado a ofrecer una formación muy concreta y dirigida a las necesidades del sector industrial. Sin embargo, preguntado por el mayor cambio vivido en la escuela durante su dirección, José Luis Novoa hace referencia al impulso dado a la presencia del euskera. «Se ha producido un salto. De ser un centro que se relacionaba totalmente en castellano ha pasado a hacerlo casi totalmente en euskera. Es una transformación consolidada» señala. No es fácil encontrar iniciativas cerradas en un centro dedicado a la Formación Profesional porque el propio Novoa señala a Armeria Eskola como «un proyecto que hay que renovar todos los años». Imanol Urreisti destaca el crecimiento que se ha dado en los últimos años en el nivel de exigencia en Formación Profesional, tanto con los jóvenes como con los desempleados o trabajadores en activo.

A la hora de analizar el recorrido de los últimos años José Luis Novoa destaca el carácter cada vez más horizontal de la institución, con un reparto de responsabilidades que responde a nuevos modelos de gestión. «El nivel de control y gestión sorprenden cuando lo presentamos fuera de la escuela».

Entre los puntos estratégicos que han venido marcando los últimos años y que seguirán en el futuro está la diferenciación. «Hay unos valores que vienen de atrás y parece que se están perdiendo, pero creemos que es importante mantenerlos» señala Urreisti. Uno de los lemas presentes en la escuela, 'Ondo egindako lana' (el trabajo bien hecho), resume la necesidad de mantener esos valores. «Creemos que la escuela debe hacer un servicio a la sociedad, y ese servicio lo hace a través de las personas». Urreisti no deja de lado el carácter de la escuela como centro público y remarca la apuesta por seguir las líneas de trabajo que marca la dirección de Formación Profesional.

Fotos

Vídeos