«Nuestro primer taller fue una especie de chabola, de 15 metros cuadrados»

A.E. EIBAR.

- ¿Cómo fueron sus inicios empresariales?

-J.A. Como muchos empresarios de la zona, me formé en la segunda promoción de la Ikastola Moguel y en los Corazonistas. Después pasé a estudiar Oficialía y Maestría (Torno, fresa y ajuste) en nocturnos de la Escuela Armería, mientras trabajaba en Guisasola y Cía.

-I.B. Yo estudié en el Sagrado Corazón de Isasi y después de pasar por La Salle cursé Ingeniería Técnica en Donosti, pero la formación profesional la hice en Lema, donde empecé a trabajar durante las vacaciones escolares a los 14 años y fui pasando a lo largo de los años por diferentes departamentos aprendiendo los principios de la mecánica y de la empresa. El verano que terminé el Bachiller estuve en Moutier (Suiza) haciendo curso de torno y cálculo de levas y un poco de francés.

-Ambas empresas además se reecontraron en la Avenida de Bilbao, hoy Otaola

-J.A. Nuestro primer taller fue una especie de chabola, de 15 metros cuadrados, en los terrenos compartidos con GES en Ermua. Después fuimos a la Avenida Bilbao (40 metros) como Industrias Gal (Ganchegui, Alcoba y López), de allí a Iburerreka (400 metros) con ayuda de los Susaeta, como Mecalbe, y vuelta a la Avenida de Otaola, en el edificio Lambretta (con 1.200 metros) en el año 1989.

-I.B. Yo soy miembro de una tercera generación y he conocido por mis padres algunos hitos, y otros los he vivido en primera persona durante los 24 años que he trabajado y después como consejero de la empresa. La empresa se fundó en 1941 por eibarreses también que habían estudiado en la Escuela Armería, y empezó su actividad en Arane, después se trasladó a Matxaria, donde llegó el primer torno automático suizo capaz de fabricar piezas de forma autónoma. Posteriormente, y ya en la Avenida de Otaola, con la llegada del primer torno CNC en 1984, me incorporé a Lema. En 1999 se compra la primera máquina automática de control por visión artificial pionera en la zona. A estas máquinas se fueron añadiendo muchas más a lo largo de los años y ante la necesidad de ampliar, el día de San Andrés del 2000 nos trasladamos a Elgeta por ser la zona más cercana a Eibar con terrenos industriales disponibles. Aquí se han ido instalando los últimos y más novedosos tornos tanto monohusillos como multihusillos CNC y los más modernos sistemas de inspección por visión artificial.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos