La Policía Municipal pide llevar armas

La Policía Municipal de Eibar no lleva armas desde 1977, pero ahora sus sindicatos reclaman volver a portarlas./FÉLIX MORQUECHO
La Policía Municipal de Eibar no lleva armas desde 1977, pero ahora sus sindicatos reclaman volver a portarlas. / FÉLIX MORQUECHO

Su sindicato alega que «otorga seguridad y disuade a los delincuentes, ante la mayor violencia actual». Un juzgado solicita al Ayuntamiento de Eibar que «justifique» los motivos por los que los agentes no llevan pistolas

ALBERTO ECHALUCEEIBAR.

Los agentes de Policía Municipal de Eibar quieren llevar armas «porque consideramos que el concepto de seguridad ha sufrido un cambio que marca un punto de inflexión que todos debemos asumir y para lo cual hay que tomar medidas preventivas y de protección». Así lo señala el sindicato Erne, para el que «se trata de un elemento que otorga seguridad no sólo a este cuerpo sino tambien a la ciudadanía». Aprecian desde el sindicato que «claramente nos vemos desprotegidos y nuestra integridad e incluso sus vidas se ven gravemente amenazadas. ¿Cómo van a defender su vida o la de los demás si no poseen los medios de defensa adecuados?».

No obstante, esta reclamación desde los sindicatos llega con más insistencia como medida preventiva, «y mucho más desde los atentados terroristas de París y otras ciudades de Europa, como Barcelona», explican desde el Erne. Para ello, recuerdan, desde la Guardia Urbana local, que «no podemos olvidar que a raíz de los últimos atentados el Nivel de Alerta Terrorista se ha mantenido en nivel 4, pero con la salvedad de la incorporación de las policías locales al Plan de Prevención y Protección Antiterrorista». Asimismo exponen que esta medida la incorporó la Mesa de Valoración Antiterrorisra dependiente del Ministerio de Interior, el cual junto con la FEMP (Federación Española de Municipios y Provincias) han suscrito un acuerdo de cooperación.

La insistencia de la Policía Municipal de Eibar para contar con armas llevó a interponer una demanda en los juzgados. Ahora, el Juzgado de lo Contencioso Administrativo, número 1 de Donostia, ha estimado parcialmente la demanda presentada por el Sindicato Vasco de Policía y Emergencias (SVPE) contra el Ayuntamiento de Eibar. El sindicato «vio necesario» llevar pistola «para garantizar la paz». No obstante, el juez no obliga al Ayuntamiento a proporcionar pistolas, pero sí le exige que en una cuestión de «tal relevancia justifique» la decisión tal decisión «con argumentos que vayan más allá de la capacidad discrecional de las autoridades municipales».

Diferente postura

Por parte, del Ayuntamiento eibarrés se mantiene una posición diferente. Se rechaza esta medida con el argumento de que no son necesarias para las funciones que realizan sus agentes -sobre todo en localidades pequeñas- y añaden que cuentan, además, con el apoyo de la Ertzaintza para solventar situaciones delicadas. En la opinión del alcalde, Miguel de los Toyos, conocedor de la obligación judicial de realizar un informe justificativo de las causas por los que el Ayuntamiento no estaba de acuerdo en que la Policía local lleve armas, apuntaba que «nosotros consideramos que tenemos motivos suficientes para que con las actuales herramientas estén capacitados para las tareas encomendadas, aún siendo una polícía de carácter integral». Para ello, De los Toyos estaba dispuesto a mostrar datos de criminalidad existente en la ciudad, al tiempo que recordaba que «durante la existencia de ETA, las policías eran un objetivo específico, al igual que políticos y otras personas». No obstante, el terrorismo yihadista y otros grupos, «ofrecen un riesgo más global, en donde se trata de actuar contra la sociedad en general, tal como lo hemos visto en Nueva York, Barcelona, o Francia, en donde las acciones iban dirigidas a las personas en general, pero nunca sobre un cuerpo policial». Igualmente, De los Toyos subraya que «el trabajo del conjunto de las policías se puede coordinar y complementarse para que unas sigan llevando armas y otras no».

Motivos

Policía Municipal
Alegan motivos de «seguridad», y el hecho de que «se siente desprotegidos», y que se haya incrementado la violencia de los delitos.
Alcaldía
Considera que «con las actuales herramientas están capacitados para las tareas encomendadas, y que los atentados terroristas van dirigios a la sociedad en general, y no a una policía específica».
Sin armas
43 de las 81 guardias urbanas del País Vasco carecen de armas.

Este posicionamiento no convence a muchos de estos funcionarios que aprecian que «venimos contemplando que los agentes en ocasiones deben realizar actuaciones en las que su propia seguridad se ve gravemente afectada», explica ERNE.

Además, actualmente, según los sindicatos, «los delitos se desarrollan con más violencia, ya no solo hacia la víctima o víctimas, sino hacia los agentes que acuden a las actuaciones de auxilio de toda índole. El arma de fuego en estos casos es una herramienta de disuasión, y también y principalmente, es un elemento de seguridad no solo para el agente que la porta y realiza esa actuación, sino para las víctimas que el agente debe defender y proteger». En este sentido, recuerdan que en la Ley de Policía Vasca «se definen las policías locales como cuerpos armados de naturaleza civil», exponen desde el sindicato de la Policía ERNE.

Desde 1977

Con la llegada de la democracia, una de las primeras decisiones que adoptó el Ayuntamiento eibarrés fue la de desarmar a la Policía Municipal, por un cambio en la reglamentación, en una decisión que causó revuelo cuando se adoptó y marcó la pauta a seguir en otros municipios vascos. «Han pasado ya casi 40 años de aquella decisión. Durante todos estos años han tenido lugar circunstancias que sembraban la duda de nuestros políticos sobre la conveniencia o no de decidir portar el arma reglamentaria en los cuerpos de Policía Local, pero eso afortunadamente ya ha pasado y el concepto de seguridad debe adaptarse a los tiempos que corren», señalan desde ERNE.

En estas circunstancias, la mitad de las policías locales de Euskadi no dispone de arma reglamentaria. Al menos 43 de las 81 guardias urbanas del País Vasco -la mayoría de los 215 municipios carecen de este recurso- no están equipadas con pistolas para realizar su trabajo, según consta en los registros del Gobierno vasco. La mayoría de los agentes desarmados están localizados en municipios de menos de 15.000 habitantes, especialmente en Gipuzkoa. Pero también hay localidades de más de 20.000 vecinos, con servicio de policía local de 24 horas, que han decidido no equipar a sus funcionarios con pistolas.

Fotos

Vídeos