Al 'pintxo pote', pero en euskera

Berbetan. Organizadores y participantes de los distintos grupos acudieron a la presentación celebrada en Portalea. / FÉLIX MORQUECHO

El programa Berbetan reunió el curso pasado a unas 250 personas de todo tipo, unidas por las ganas de mejorar su euskera

FÉLIX MORQUECHOEIBAR.

Berbetan nació hace 15 años para responder a una necesidad. Había vecinos que habiendo aprendido euskera, mejor o peor, se encontraban con la necesidad de practicarlo a pie de calle. Gente de todo tipo de perfiles, nacida en Eibar o fuera, jóvenes y mayores que no encuentran en su entorno la oportunidad de desenvolverse en euskera y adquirir soltura. Para unir a esas personas se creó Berbetan, un programa que inicia un nuevo curso con paso firme.

La casa de cultura Portalea acogió esta semana la presentación de Berbetan con responsables de Eta Kitto Euskara Elkartea y el Ayuntamiento de Eibar. El pasado curso hubo 250 personas que estuvieron repartidas en 37 grupos. La participación es gratuita y permanece abierta durante todo el año, tanto a través de la web etakitto.eus como rellenando el folleto que se distribuye en estos días.

¿En qué consiste Berbetan? Se trata de reunir pequeños grupos de personas que puedan hablar en euskera en un ambiente informal. Hay algunos que se completan de forma natural como los de Gurasoak Berbetan, dirigidos a padres y madres de escolares. Otros juntan a gente que antes no se conocía. «Nosotros hemos hecho un grupo de whatsapp que se llama 'Osteguneko pintxopotea'» apuntaba Gorka, uno de los participantes en el programa. En su caso tiene el euskera como lengua materna y participa en Berbetan compartiendo grupo con gente que tiene menos soltura. Es el caso de Iker, otro eibarrés que con 19 años ha encontrado aquí su oportunidad de soltarse. «En Eibar es fácil encontrar gente de mi edad que sepa euskera, pero que lo hable en la calle no tanto» apunta. Ambos comparten grupo de Berbetan y whatsapp y lo que hacen está claro. «Tomamos algo y hablamos de lo que surja, de cualquier tema, todo de una forma natural».

«Es fácil encontrar gente de mi edad que sepa euskera, pero que lo hable, no tanto»

El presidente de Eta Kitto Euskera Elkartea Ekaitz Olaizola señaló el efecto multiplicador que debe tener el programa en la calle y animó a participar. «Berbetan ha crecido en estos quince años, se ha fortalecido y cuenta con el apoyo del Ayuntamiento que es un respaldo muy importante». Por su parte el edil de Euskera Patxi Lejardi habló de su propia experiencia como participante en el programa para reclamar a los hombres que se sumen en mayor medida ya que hay grupos con amplia mayoría de mujeres.

Acogida a inmigrantes

El programa Berbetan se puso en marcha en el año 2002 y con el paso del tiempo fue sumando ramas. Un de ellas se dirigió a padres y madres de escolares, otra a comerciantes y hosteleros, y el año pasado se puso en marcha una nueva variante. Ongi etorri Berbetan es el nombre de un programa para la acogida y la convivencia. Se trata de acercar al euskera y a la cultura vasca a la población inmigrante a través de grupos repartidos por los distintos barrios.

En la presentación de Berbetan se pudieron escuchar testimonios de los participantes y Douda, un eibarrés de origen africano explicaba que «me decían que tengo que practicar, que a la gente de aquí le gusta hablar euskera». El pasado año fueron 25 personas las que participaron en el programa y la concejala de Servicios Sociales Idoia Sarasketa animó a la población autóctona a sumarse. Uno de los que lo hizo el curso pasado fue Aitor en una modalidad de 'parejas lingüísticas'. «Muchas veces hablamos de interculturalidad pero son palabras que se quedan en el aire. Yo he conocido a un joven de Senegal, he aprendido algo de wólof y él euskera, y lo hemos pasado muy bien. Es una forma de conocer gente y de conocerte un poco más a tí mismo» señaló.

Berbetan incluye además un buen número de actividades lúdicas como excursiones, concursos y talleres con el fin de ofrecer espacios en los que desenvolverse en euskera o acercarse a la lengua de una forma natural y desenfadada. Una fiesta en Unzaga era ayer el punto de partida a un curso que abre espacios al euskera en cualquier rincón de la ciudad.

Fotos

Vídeos