Pintura con pasión, ¡dándolo todo!

Color. Fito R. Escudero ante dos de las pinturas de gran formato que expone en la casa de cultura Portalea. /  FÉLIX MORQUECHO
Color. Fito R. Escudero ante dos de las pinturas de gran formato que expone en la casa de cultura Portalea. / FÉLIX MORQUECHO

El profesor de Bellas Artes Fito R. Escudero presenta la exposición de pintura 'Amapolas' en Portalea hasta el 15 de octubre

FÉLIX MORQUECHO EIBAR.

'Amapolas' es el título elegido por Fito Ramírez Escudero (Bilbao, 1955) para su tercera exposición individual en Eibar. Ya estuvo años atrás cuando la sala de exposiciones se encontraba en el Ayuntamiento y ahora regresa a Portalea para llenar la sala con todo tipo de formatos. También hay algo de collage y vídeo, pero sobre todo es pintura lo que se puede ver hasta el 15 de octubre (de martes a domingo de 18.30 a 20.30 horas).

El autor que presenta su obra en Eibar es profesor de pintura en la facultad de Bellas Artes de la UPV, un trabajo que no le separa de su propia producción. A diferencia de otros autores, Fito R. Escudero no encuentra con facilidad un denominador común entre sus distintas obras. «Creo que es una pintura desenfadada, entre la abstracción y la figuración, una especie de expresionismo un poco figurativo» apunta. «Pinto estados de ánimo de una forma improvisada, sensaciones... no es una pintura que parte de conceptos o de ideas. Por eso a veces cambio un poco de una pintura a otra, tal vez demasiado, pero me mantengo en una especie de superficialidad aparente. Intento echarle pasión al acto pictórico, ¡y dándolo todo! como dicen (ríe)».

La exposición ocupa la totalidad de la sala de Portalea, y el 80% de lo que presenta son obras realizadas en el último año y medio. «Después hay tres o cuatro cuadros antiguos que me apetecía retomar, pero el resto es trabajo reciente».

«Todos intentamos entender, cuando esto es algo más sensorial que intelectual»

En su obra tampoco se da una uniformidad en cuanto a formatos. 'Depende' es una palabra que se repite en sus respuestas y es que la relación de su pintura con su momento personal hace que haya variedad. «A veces te apetece hacer cosas en un formato más grande, descargar más el gesto, y otras veces te apetece trabajar en horizontal haciendo como gouaches, con un acto más intimista, quizás más tranquilo». Con todo ello disfruta Ramírez Escudero y también lo hace con las fotografías que conforman collages o lo vídeos que presenta. «Tienen en común con la pintura esa apariencia superficial, cosas que veo y que me llaman la atención, de forma un poco intuitiva» explica.

Menos condicionado

Pintar es un ejercicio que normalmente se circunscribe al marco que forma un lienzo. Pero organizar una exposición es una forma de ordenar cada obra dentro de un discurso. Fito R. Escudero disfruta de ese ejercicio y más aún en un aula de cultura, un tipo de escenario en el que se siente «más libre, menos condicionado».

Sobre Portalea reconoce las posibilidades de la sala. «Es una gozada. Puede ser complicada pero a mí me parece preciosa. Creo que es la sala más bonita que conozco, no es por hacerlos la pelota» advierte. «Hay una zona de pasillo larga, otra muy coqueta arriba, y otro espacio fenomenal para alguna obra grande. Además tiene un recorrido redondo que se hace muy agradable».

En ese recorrido el autor busca emocionar al espectador, transmitirle esa sensación que él vive al pintar. «Ocurre que todos intentamos entender cuando en realidad esto es algo más sensorial que intelectual, al menos mi pintura. Hay otros autores que tienen un carácter más intelectual, más profundo o más analítico. Yo creo que mi pintura es más sensorial, por eso se trata de ver lo que hay, tenemos que quitarnos esa carga racionalista que tenemos por la educación y por todo» recomienda. «Es como cuando escuchamos música, que no nos planteamos entenderla sino sentirla a través del oído. Con mi pintura ocurre algo análogo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos