Pincho, pote y de regalo una coreografía

Pasar en medio de la coreografía no es fácil. / FOTOS: MORQUECHO
Pasar en medio de la coreografía no es fácil. / FOTOS: MORQUECHO

Bailarines de la compañía Dantzaz ofrecieron ayer un curioso 'Dantza pote' por los bares de la ciudad | La experiencia es un adelanto de la función que ofrecerá la compañía el próximo día 10 en el Teatro Coliseo

FÉLIX MORQUECHO EIBAR.

Si la montaña no viene a Mahoma, Mahoma va a la montaña. La danza contemporánea salió ayer de su espacio natural para adentrarse en otro lugar de culto. Varios bares de la ciudad fueron escenario de las coreografías de cuatro de los integrantes de la compañía Dantzaz, un espectáculo en dosis breves que sorprendió y consiguió los aplausos de públicos improvisados.

'Dantza pote' es el título de una experiencia que la compañía ya había probado anteriormente. Un equipo de música comienza a sonar y cuatro jóvenes como tantos otros que acuden a los bares los jueves empiezan a mover sus cuerpos. A partir de ahí cada una de las actuaciones de seis minutos de duración es diferente. El recorrido comenzó en Urkizu y los bailarines tuvieron que adaptarse a los distintos tamaños de los bares, a jóvenes que cruzaban vaso en mano o señoras que ya iban con prisa. Pero la mayoría se quedaba sorprendida por no esperarse el espectáculo. Bebida, un pincho de regalo, y además una coreografía.

El espectáculo abrió la Muestra de teatro escolar del Bajo Deba con una compañía que la próxima semana trabajará con alumnado de San Andrés y Arrateko Andra Mari. El 10 de mayo ofrecerán 'Growing young' en el Teatro Coliseo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos