Pendientes de la junta de accionistas

Será la junta de accionistas del club azulgrana la que conocerá las alternativas de ubicación de la futura ciudad deportiva del Eibar y la que determine cuál es la ubicación más idónea. En principio, la presidenta del club, Amaya Gorostiza planteó que esta junta tendría que tener lugar «en la primavera del 2018», con lo que se presume, finalmente, que tenga lugar en junio, aunque sí que aseguró que se tienen seleccionadas dos ubicaciones definitivas y que una de ellas estaría en Eibar y la otra en una localidad limítrofe.

Desde el Eibar se mantiene un proyecto de cuatro campos, «para dar servicio al primer equipo y al fútbol base» y que por tanto «Eibar sería el escenario ideal para ejecutar el proyecto». Sin embargo, reiteró la necesidad de «ser muy cautos» a la hora de estudiar la viabilidad de un proyecto de tal envergadura. «Hemos seleccionado dos ubicaciones, una en Eibar y otra Debabarrena», aunque dejó claro que la decisión final la tomarán los propios accionistas de la entidad. «Tiene que consensuarse este proyecto, en una asamblea extraordinaria en la que se analizará y debatirá la ubicación final». No obstante, desde el Ayuntamiento de Eibar, su alcalde, Miguel de los Toyos, siempre ha manifestado que «en Eibar es posible construir dos e incluso tres campos de entrenamiento. No tiene Eibar superficie para dar cabida a cuatro campos, aunque nosotros vamos a seguir haciendo ver al club que la ciudad deportiva tiene que estar en Eibar». Mientras tanto la SD Eibar prolonga el alquiler de las instalaciones de Atxabalpe hasta el 2021, lo que otorga un importante margen de maniobra para ejecutar las obras de los campos de entrenamiento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos