Desde la oficina hasta la montaña

Organización. La directiva de la sección de montaña en la oficina del 'Depor', desde donde organiza toda su actividad./FÉLIX MORQUECHO
Organización. La directiva de la sección de montaña en la oficina del 'Depor', desde donde organiza toda su actividad. / FÉLIX MORQUECHO

El Club Deportivo Eibar completa un programa de 34 actividades para 2018. La sección de montaña quiere atraer aficionados con salidas que cuentan con distintos grados de dificultad

FÉLIX MORQUECHOEIBAR.

La cartera de cada uno es muy personal, algunos apenas juntan la documentación imprescindible y otros acumulan papeles hasta convertir la billetera en un bulto más ancho que alto. Uno de esos papelitos de cartera preciado por los aficionados a la montaña es el calendario de actividades del Club Deportivo Eibar para todo el año. En cuatro pequeñas páginas de tamaño carnet se marca un programa que destaca por su diversidad. Editar ese calendario exige una labor de planificación que se hace desde el voluntariado, por eso la mejor recompensa es contar con la participación de los aficionados.

Mañana llega el primer día del año 2018, una jornada especial que muchos eibarreses celebran subiendo al monte Urko. Los montañeros del 'Depor' ya tienen cita a las 9.00 en la calle Toribio Etxebarria, ante su sede del número 16. Es un encuentro abierto, igual que el resto de sus actividades. «Queremos atraer a gente que pueda tener gusto por la montaña y tal vez no tenga con quién ir. En estas excursiones y salidas al monte se van a encontrar con un grupo abierto. Así llegué yo aquí» confiesa Jon Aristi. Él es presidente de la sección de montaña del CDE desde finales de 2016, en una directiva con otros cinco integrantes que en los últimos meses ha programado el calendario de 2018. «Tenemos de todo, salidas de un día más sencillas, Pirineos, jornadas técnicas, trails, micología...».

Uno de los objetivos de la sección es atraer a la gente joven. Las actividades escolares alcanzan hasta los 16 años de edad y el resto comienzan a los 18. En ese lapsus hay muchos jóvenes que desvían su afición por la montaña a través de otros cauces. «Para estar federado hay que hacerlo a través de un club y por eso sabemos que en Eibar hay 500 personas federadas». Especialmente es la gente de 20 a 30 años la que menos participa de las actividades de un club al que le quedan apenas seis años para ser centenario.

Ruta del queso

Lo primero que destacan los responsables de montaña del 'Depor' es lo variado de su programación. En total serán 34 actividades que van desde excursiones a jornadas temáticas. En la parte más sencilla se sitúan las excursiones de un día que completan rutas por etapas. Ejemplo de ello es la vuelta a Bizkaia que arrancó este año y se completará en 2018, con una gran acogida. «Muchas veces se ha llenado el autobús, con unos 50 participantes y ha acudido gente más joven» destacan. Siguiendo esa línea para este año se ha organizado la ruta del queso, seis etapas que tienen un añadido cultural. «Es más corta, con recorridos que llevan desde las zonas de pastoreo hasta los lugares donde se hace el queso, llegando a lugares de interés cultural. Además, en algunas etapas hay dos caminos, uno más fácil y otro más exigente» explica Mari Fran Arana, una de las integrantes de la directiva.

Siguiendo una escala de dificultad creciente le siguen salidas de cuatro días que se desarrollan en puentes festivos como el que llevará en Semana Santa a Jerte. «No es especialmente difícil» apunta Arana sobre la primera de unas salidas que acostumbran a reunir grupos de entre 20 y 30 personas. También hay salidas de dos días a Pirineos donde se hollan picos de más de 2.000 metros. «Hay una variedad de posibilidades y cada persona puede encontrar su objetivo».

Sin embargo la montaña no está exenta de riesgos y de ahí que en los últimos años todos los estamentos relacionados con este deporte hagan hincapié en la necesidad de estar asegurado. Estar federado en montaña es una de las vías y también desde el Club Deportivo Eibar se recomienda ser precavido. «A nadie se le va a obligar a federarse para venir a probar, pero el hecho de que la gente vaya asegurada es positivo para todos» señalan.

Jornadas técnicas

El montañismo que se practicaba un par de décadas atrás no es el mismo que el de hoy en día. Llegar a lo alto es el fin último pero los medios han cambiado y eso hace que se organicen también jornadas técnicas que permiten mejorar habilidades en distintos temas. Si en años anteriores se han hecho sesiones sobre el GPS el mes próximo será el turno del piolet y los crampones. «Es un curso de técnicas de autodetención, un último recurso» apunta Aristi.

Entre las actividades incorporadas en los últimos años se encuentran también los trails, una disciplina que combina la carrera a pie con el monte. En esta modalidad se trabaja en colaboración con Kalamua Korrikalari Taldea KKT. Otro club con el que hay lazos en algunas actividades es Morkaiko de Elgoibar, con quienes se coordinan algunas de las salidas.

La variedad de actividades que organiza la sección montañera del 'Depor' es tal que llegan hasta el mismo corazón de la ciudad. Muestra de ello son las jornadas que se dedican respectivamente a la micología y a la propia montaña, con charlas, proyecciones y otras actividades. Los programas de estas citas aún no están cerrados pero la edición de la guía obliga a incluirlas.

Este programa de actividades para todo el año supone un intenso trabajo, tanto para la directiva como para otros integrantes del club que colaboran. Cada una de las actividades requiere una coordinación, desde la preparación técnica a asuntos como el transporte o el hospedaje cuando es necesario. Por ese motivo el brindis en la montaña pedirá un 2018 en el que sigan los que están y lleguen caras nuevas capaces de hacer del montañismo un deporte de siempre que sigue al día.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos