Odei Jaianaga: «El año que viene espero estar por encima de los 80 metros y hacer récord de España»

Odei Jainaga se proclamó el pasado sábado campeón de España de jabalina, con un lanzamiento de 73,50 metros. / MIKEL ASKASIBAR

A sus 19 años, entrena para tomar parte en las Olimpiadas de Tokio en 2020. Es un referente claro del deporte español

ANDER HERNÁNDEZEIBAR.

Hasta hace tres años, la jabalina no era más que un simple entretenimiento para Odei Jainaga. Hoy, con tan sólo 19 años, es uno de los grandes embajadores del deporte eibarrés y todo un referente dentro del panorama nacional. El pasado sábado puso el broche de oro a una temporada para enmarcar proclamándose campeón de España en lanzamiento de jabalina, con un lanzamiento de 73,50 metros. Dos meses atrás, Jainaga batió el récord de España sub 23 con un lanzamiento de 77,66 metros. El eibarrés está convencido de que superará los 80 metros el año que viene. Los Juegos Olímpicos están en su mente y no se va a detener hasta lograr el billete para Tokio. Si mantiene la progresión experimentada en los últimos dos años, tiene muchas opciones de conseguirlo. El futuro es suyo.

-Imagino que el móvil no le habrá parado de sonar en los últimos días.

-La verdad es que estoy muy agradecido por todas las felicitaciones que he recibido. Me sorprende un poco cruzarme por la calle con gente que no conozco y me felicita por lo que he conseguido.

-¿Cómo han vivido sus triunfos en casa?

-Están muy contentos y orgullosos. Los abuelos, incluso, me hacen la propaganda por ahí y ahora por eso soy tan conocido (risas).

-En casa tiene a la mejor maestra.

-Mi madre fue clave para que me apuntara a atletismo, pero nunca ha sido mi entrenadora y tampoco me da muchos consejos. Lo único que me dice es que ella se mojaba las piernas antes de competir. Fue tres veces campeona de España de jabalina, así que aún tengo que ganar tres estatales más para superarla.

«Sigo haciendo lo mismo y soy la misma persona. Lo único es que soy más conocido»

-¿La figura de sus padres ha sido fundamental para llegar hasta aquí?

-Por supuesto. Cuando no te conoce nadie, el apoyo de la gente de casa y de los amigos es lo único que tienes. Ellos son los que siguen confiando en ti cuando no pasas por buenos momentos.

-Detrás de su excelente temporada hay un trabajo que implica mucho sacrificio y que muy poca gente ve.

-Así es. Son muchas horas trabajando, casi con lágrimas en los ojos. A las mañanas voy a clase, y por las tardes estoy en el gimnasio y luego voy a la pista. Entreno unas tres horas al día. El que algo quiere algo le cuesta.

-¿Le ha cambiado mucho la vida en este último año?

-No me ha cambiado demasiado. Yo sigo haciendo lo mismo y sigo siendo la misma persona. Lo que he conseguido solamente hace que sea más conocido. Lo único que me ha cambiado es que ahora tengo que entrenar más y ya no tengo tanto tiempo para mis cosas y para estar con los amigos. Ahora lo primero es entrenar y competir. Además, vivo en Getxo desde el año pasado.

-Si hace dos años alguien le llega a decir que iba a vivir todo lo que ha vivido en los últimos meses, ¿pensaría que estaba loco?

-La verdad es que hace unos años ni me lo planteaba. Sabía que podía mejorar, pero pasar de 50 metros a 70 metros es una progresión muy grande.

-Lo curioso es que se proclamó campeón haciendo una marca cuatro metros inferior a su mejor lanzamiento.

-Lo ideal es hacer la marca en los campeonatos, pero no siempre sale. La presión que supone estar en una cita como esa hace que estés agarrotado. Mi rival directo, por ejemplo, también lanzó tres metros menos que su mejor lanzamiento. Encima, yo he llegado muy cansado a este final de temporada y tenía muchas ganas de terminar. Llegué con problemas físicos y en el último lanzamiento me dio un tirón en el abductor. Lo único en lo que pensaba era en lanzar fuerte y que saliese lo que saliese.

-¿Dónde está la clave de su progresión?

-He crecido mucho físicamente y para mí ese es uno de los factores más importantes. Crecer equivale a coger más fuerza y eso te permite disponer de mejores cualidades para lanzar. Antes era delgadito y tampoco tenía mucha fuerza. Es evidente que también hay que entrenar duro para conseguir resultados, pero la mejora tan grande que tuve en dos años fue gracias al crecimiento. Estuve dos años sin entrenar, y aún así mejoré 10 metros mi anterior marca.

-Lo mejor de todo es que aún dispone de un margen de mejora importante.

-Es muy amplio el margen de mejora. Todavía debo coger 10 kilos más de músculo y creceré un poco más. La técnica también se puede perfeccionar. Si todo va bien, el año que viene espero hacer el récord de España absoluto y estar por encima de los 80 metros. Este año ya he hecho un lanzamiento de 80,50, pero me lo dieron nulo.

-¿Los Juegos Olímpicos son un objetivo o un sueño?

-Son un objetivo. Ahora mismo me veo en Tokio 2020 y entreno para ello. Es un reto que puedo conseguirlo. No tengo ninguna duda de ello. Si no me lesiono, mantengo la progresión y sigo trabajando duro, creo que puedo estar allí.

-¿Por qué eligió el atletismo de pequeño?

-De pequeño practicaba el atletismo casi como una obligación. De hecho, disfrutaba más con los deportes de equipo, porque me parecían más entretenidos y además estaba con mis amigos. El atletismo es más aburrido y te exige un mayor sacrificio: entrenas solo, tienes que estar centrado en las pesas, en las series... Mi forma de plantearme este deporte cambió por completo hace tres años, cuando volví de una inactividad de dos años y llegué a los 42 metros. Fue un punto de inflexión, ya que vi que podía hacer la marca mínima de España.

-¿Fueron duros esos dos años en los que estuvo sin competir por culpa de las lesiones?

-Si me llega a pasar ahora sería muchísimo más duro, porque tengo unos objetivos muy definidos. Entonces, no le daba mucha importancia al competir y no me planteaba nada importante.

-¿Cuándo vio que podía llegar lejos en el mundo de la jabalina?

-Llevo tres años compitiendo en serio. El primer año, al salir de la lesión, llegué a los 54 metros y fue todo un triunfo. Pero el punto de inflexión lo viví el año pasado, cuando hice 69 metros. Entonces me di cuenta de que podía llegar lejos, ya que el margen de mejora a mi edad era muy grande.

-¿Usted cuando sale de la mano la jabalina ya sabe más o menos la distancia que puede realizar?

-Sí. Ya sabes si es un buen lanzamiento o no. La jabalina cuando va bien planea recto, no hace vibraciones y tiene un ángulo bueno. Hay vídeos en los que me ves lanzar y se ve cómo me cambia la cara cuando sale la jabalina en función de si el lanzamiento es bueno o malo.

-¿Supondrá una responsabilidad añadida a partir de ahora ser el campeón de España?

-Un poco sí, porque al final el que más presión tiene en un campeonato es el favorito, ya que todos esperan más de él y tiene que demostrar que se lo merece.

Fotos

Vídeos