El Museo superó la barrera de 3.000 visitantes en el primer semestre

Portalea. El Museo de la industria armera es una referencia para las personas interesadas en la historia de las armas. / FOTOS: FÉLIX MORQUECHO

Los datos positivos de la primera mitad de este año apuntan un aumento en el uso del equipamiento cultural

FÉLIX MORQUECHO EIBAR.

La historia industrial de Eibar se recoge desde hace una década en la quinta planta de Portalea, un punto hasta el que se acercan visitantes de todo tipo, algunos casuales y otros atraídos por el papel de la ciudad en la fabricación artesanal de armas. El Museo de la industria armera no es de grandes cifras pero el primer semestre de 2017 se ha desarrollado a buen ritmo superando holgadamente los números del ejercicio anterior. «El año está siendo muy positivo» reconoce su directora Marina Barrena.

La cifra de visitantes en la primera mitad de este año fue de 3.165, por encima de los 2.359 del mismo periodo en el año anterior. Eso permite prever que en 2017 se puedan superar las 4.328 personas que visitaron el Museo eibarrés en 2016. El año 2015 fue el que registró cifras más altas en el último lustro, con 4.832 personas, por delante de las 3.517 de 2014 y aproximadamente 2.600 en 2013.

El Museo de la industria armera de Eibar sigue acogiendo un goteo de visitantes de distinta tipología. Entre la gente que acudió en verano durante sus vacaciones se registró una mayoría procedente de Cataluña y Madrid. «Sobre todo se trata de familias que pasan sus vacaciones en esta zona y se informan en alguna de las oficinas de turismo» indican desde el Museo. Los visitantes extranjeros no se concentran tanto en verano y acuden a lo largo del año desde países tan cercanos como Francia o tan exóticos como Japón.

El Museo de la industria armera abrió la primera de sus fases el 18 de enero de 2007 como heredero de las colecciones de armas que se habían generado en la ciudad. Ese espacio dedicado al sector que ha dado nombre y carácter a Eibar se completó dos años después con un recorrido por el conjunto de la industria local, desde la fundación de la villa en el siglo XIV hasta la actualidad.

Bicicletas temporales

Uno de los factores que influyen en la cifra de visitantes que acuden año a año al Museo es la organización de actividades en sus instalaciones. La zona de entrada se ha convertido en un espacio dedicado a acoger exposiciones temporales relacionadas con el pasado, presente y futuro de la industria eibarresa.

Muestra de ello es la exposición que se puede ver actualmente. 'Pedaleando en los años 50' es el título de una muestra que presenta bicicletas fabricadas en Eibar en aquella década. El recorrido permite observar 27 piezas de un fondo de 72 bicicletas que ha adquirido el Ayuntamiento de cara a aumentar el patrimonio industrial local. La muestra permanecerá abierta al público hasta el día 29 de octubre.

Más

Fotos

Vídeos