Miguel de los Toyos: «Eibar ha mejorado mucho y es más cómoda y más moderna»

Miguel de los Toyos muestra la fotografía que le proclamó alcalde hace 10 años./FÉLIX MORQUECHO
Miguel de los Toyos muestra la fotografía que le proclamó alcalde hace 10 años. / FÉLIX MORQUECHO

Orbea, el Parque Tecnológico, el hospital, el paseo de Amaña, el suelo de Matsaria... principales realizaciones

Alberto Echaluce
ALBERTO ECHALUCEEIBAR.

Miguel de los Toyos ha cumplido esta semana diez años al frente de la alcaldía de Eibar haciendo un balance «positivo» de la gestión transcurrida y valorando que «la ciudad ha avanzado mucho en cuanto a calidad de vida y oferta de servicios» durante ese tiempo. Así, muestra su satisfacción por las muchas realizaciones (Orbea, Parque Tecnológico, Hospital, paseo de Amaña, y siente que Errebal y Txonta son las dos 'espinas clavadas' que centran ahora su acción de trabajo.

-Diez años como Alcalde, ¿qué balance hace de esta década al frente del Ayuntamiento de Eibar?

Actividad Nacido en Eibar, el 28 de febrero de 1968. Licenciado en Derecho por la UPV en 1991. Pasante Despacho Esteban Eguren 91-92. Técnico de inserción laboral en Debegesa (1992/97). Abogado en activo 97-99. Inició su andadura en el Ayuntamiento en 1995. Ha sido responsable de
Personal. Servicios. Hacienda. Obras. Urbanismo y Medio Ambiente. Accedió a la Alcaldía en el año 2008. Ha dedicado su vida política, exclusivamente a la actividad municipal.

-Creo que la palabra que lo puede describir mejor es 'apasionante'. La posibilidad de poder trabajar para tu ciudad, la cercanía con los vecinos el conocimiento del entorno y el colaborar codo con codo con el tejido asociativo de la ciudad hace que ningún otro trabajo ofrezca semejante oportunidad.

«Tengo fuerza, ganas , e ideas y equipo para seguir trabajando»

«A veces nos sentimos huérfanos por las instituciones superiores»

-¿Pero habrá habido momentos mejores y peores?

-Sin duda. Pero el trabajar desde la buena fe, el compromiso y la responsabilidad permiten relativizar los malos momentos. El trabajar con la pistola de ETA en la nuca, la muerte de mi amigo y compañero Miguel López de Guereñu, o el retraso o complicación de algunos proyectos se han visto compensados con el fin de ETA. Junto a ello haber conocido compañeros y compañeras que formarán parte de mi vida para siempre o la satisfacción de haber liderado gran parte de la etapa de modernización de Eibar forman parte de todos estos años.

-¿Cómo ha evolucionado en estos diez años la ciudad? ¿Qué ha cambiado?

-Podría aportar muchos datos objetivos que justificarán la evolución de la ciudad, pero yo me quedo con la percepción de la ciudadanía. Y esa percepción, el orgullo con el que la ciudadanía en general habla de la ciudad, me dice que Eibar ha mejorado mucho, es más cómoda, más accesible, más moderna, una Ciudad que te invita a vivir y convivir en ella y es más solidaria y comprometida. Sin duda, quedan muchos retos pendientes para seguir mejorando, pero, honestamente, creo que Eibar ha avanzado mucho en cuanto a calidad de vida y oferta de servicios durante estos 10 años.

-¿Qué proyectos o logros destacaría?

-Cuando se habla de proyectos a destacar, siempre nos vienen a la cabeza infraestructuras importantes: el polideportivo de Orbea, el parque Tecnológico, el suelo industrial de Matsaria, la cobertura del Berdintasunaren Pasealekua en Amaña o la inminente inauguración del Hospital de Eibar son logros que han contado, en ocasiones, con el apoyo de otras instituciones y, todas, fruto de un importante trabajo del Ayuntamiento. En lo pequeño, pero igual de importante, está mucho del trabajo realizado. Los múltiples programas de apoyo al desarrollo económico, las ayudas y el apoyo a las personas desempleadas, a los y las pensionistas con bajos ingresos, a las personas mayores que viven solas, y el instalar escaleras mecánicas y ascensores públicos, cambiar unos bancos, unas farolas o unos juegos de niños hacen que mucha gente sienta las acciones de manera más directa.

-¿Cuáles podrían ser los proyectos que más le han herido por no poderlos sacar adelante?

-Hay dos que están costando salir. Errebal ha tenido demasiados obstáculos. Nos obliga a levantar y seguir peleando. En Txonta conflictos con intereses privados también han impedido sacarlos adelante. Espero ver el final de Errebal y Txonta muy encauzado.

-¿Y para el año que queda de legislatura?

-Tenemos ya los presupuestos de 2018 aprobados con compromisos de desarrollo económico, mejoras de la accesibilidad y de los entornos urbanos y coberturas sociales de calado ya comprometidas e intentaremos rematar el grueso de nuestros compromisos con el presupuesto de 2019. Como siempre, nuestro objetivo es intentar dejar realizados nuestros compromisos de inicio de legislatura o, al menos, en vías de ejecución.

-La gobernabilidad municipal en estos años ha tenido sus más y sus menos. ¿Cómo valora los acuerdos alcanzados en las tres legislaturas que lleva como Alcalde y las relaciones con los grupos de la oposición?

-Es cierto que, en mandatos anteriores, hemos trabajado con acuerdos de gobierno o de legislatura que daban cierta estabilidad a la gestión municipal. Esta legislatura, en la que además el grupo socialista dobla en número de concejales, 10, a la segunda fuerza de la oposición, EH Bildu, que tiene 5, parecía que así iba a ser porque el PSE-EE y el PNV tenían firmado un acuerdo marco para todas las instituciones vascas. Pero, en este caso, la formación nacionalista ha decidido utilizar otra estrategia, más beligerante, que nunca habíamos conocido, pero cada uno puede, legítimamente, tomar sus decisiones. Hemos tenido que redoblar esfuerzos para conseguir sacar las cosas adelante y no llegar al bloqueo que, quizás a otros les hubiera interesado. Pero estoy satisfecho de los resultados logrados. A pesar de este escenario, la ciudad ha seguido avanzando.

-En el plazo de un año, nuevas elecciones municipales. ¿Volverá a ser el candidato a la Alcaldía por el Partido Socialista?

-Es pronto para hablar de eso. Queda un año y, en este momento, tengo la cabeza en el trabajo que tenemos por delante. Ya llegará el momento, pero si el partido socialista lo quiere y la ciudadanía me avala, tengo fuerzas, ganas, ideas y equipo para seguir trabajando por mi ciudad y con mis convecinos. En política, no he sido ni más ni menos que concejal y alcalde. Es mucha la responsabilidad pero mucha más la satisfacción. Nada que pueda llegar en el futuro será más gratificante que trabajar por Eibar.

-Desde la oposición se le critica por tener una falta de planificación estratégica.

-A lo largo de gestionar la actividad municipal se tienen que tomar iniciativas cortoplazistas, medioplazistas y de largo plazo. En el primer apartado nos guiamos por el programa de legislatura que presentamos en las elecciones que se ven matizados por acuerdos con los grupos políticos, o por criterios de oportunidad. En el largo plazo tanto nosotros como las empresas nos guiamos por Planes Estratégicos que tenemos elaborados, el Plan de Movilidad, o el Plan de Deporte. En primer lugar, el Plan Estratégico era para el 2025, pero para ponerlo en marcha antes del 2019. Es nuestra guía, así como el Plan de Movilidad o el del Deporte, pero ocurre que proyectos a corto plazo con el largo plazo chirrían. Algunos proyectos se han realizado, otros forman parte de la gestión municipal, y otros tratan de capitalizarse por parte de algún grupo. Esto es lo que ocurre.

-¿Se ha sentido apoyado por las instituciones superiores (Gobierno español, Vasco, Diputación?

-Las relaciones que tienen las instituciones superiores con el municipio son de amor y odio. Muchas actuaciones exigen autorizaciones a la hora de actuar en una carretera, en el tren, o en el río, y requieren una negociación y llegar a acuerdos. Después están las actuaciones relacionadas dentro de su competencia. Y, en este punto, veo que les cuesta más. Siempre les solicitamos una consideración más equilibrada hacia Eibar. Parece que les cuesta que asuman parte de esas obligaciones, pero al final son guerras que estamos dispuestos a pelear por el bien de la ciudad. En ocasiones vemos que nos atienden pero en otras nos dejan un poco huérfanos, pero vamos a seguir reivindicando para que se acometan.

-De volver a resultar elegido alcalde, ¿qué retos afronta Eibar para los próximos cuatro años?

-Eibar es una ciudad en continua transformación y, desde el Ayuntamiento tenemos que ser capaces de jugar nuestro papel para que esas transformaciones sean reales. En lo económico, en lo social, en lo cultural, en lo medioambiental, en lo urbano y en lo rural, en lo deportivo o en lo tecnológico, Eibar tendrá mucho que decir y yo trabajaré para poder decirlo. Estamos en el camino de seguir avanzando.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos