En memoria de Javier Bolumburu

CASTOR GÁRATE

En estos tiempos donde se discute por todo, la gente que te hace reír vale el doble. Hay gente que resulta excepcional por algún aspecto de su personalidad. Javier era la persona más ocurrente y divertida que yo he conocido en mi vida. Tenía lo que en Eibar se llama 'sartada', agudeza y rapidez en su conversación. También 'etorrixa', ocurrencia graciosa en cualquier situación. En nuestra adolescencia y juventud cultivó la culturilla de las novelas y películas del oeste (americano, por supuesto). Era el encargado de poner motes a todos los amigos y enemigos. Era asiduo de Itturri Zar (Ardanza) y a la cuadrilla de allí puso los primeros motes: 'Quilez' ( Arriola), 'Conboy' (Cendoya), 'Violento' (Alberdi), 'Cachalote' (Ibargutxi). Fui testigo de una situación graciosa. Vino a Eibar un amigo de Tolosa, Pablo Zamarripa, y coincidimos en el Ongi con Javi. Les presenté: 'Aquí Pablo, aquí Javi Bolumburu'. Se dan la mano y Javi saca la izquierda con ademán de disparar y le dijo: 'Pam, pam. Nunca des la mano a un zurdo'. Imaginad la cara de Pablo que no le conocía para nada...Otro caso parecido. Me lo cuenta Jacinto Irazola. Vino a trabajar al Banco Exterior un forastero muy diferente. Traje oscuro, alto, delgado... Coincidió con Javi en un restaurante y el forastero se había sentado de espaldas a la puerta de entrada. Javi se colocó delante de él y simulando una pistola, le dijo: 'Pam,Pam, Forastero, nunca te coloques de espalda a la puert'. También en el tono perdonavidas del oeste solía decir 'nunca te fíes de los que toman ginebra...', se suponía que había que tomar wisky... Siguió, en la misma línea, colocando motes en la cuadrilla. 'Foster' (Retolaza), 'Farach' (Gallastegui)... 'Los hermanos Dalton' (Garmendias). 'Canario' (Zubiaurre, porque era rubio. Y en otro estilo: 'Pachón' (Atxa), a mí me puso 'el Astuto' etc. Él mismo tuvo el mote de 'Taylor' y también 'el grajo'.

En la Parroquia de San Pedro de Vitoria tuvimos un funeral muy bonito y emotivo. Cantamos el 'Arrateko Ama' y el 'Agur Jesusen Ama'. El cura párroco fue muy natural y cariñoso. Al final, la viuda Cristina subió al altar y pronuncio unas sentidas palabrasde agradecimiento. Agradeció a los vitorianos la acogida que les dieron cuando, hace 33 años, llegaron desde Eibar. Javitxua, descansa en paz, porque tienes la familia en buenas manos, las de tu mujer Cristina Aranceta.

Fotos

Vídeos