La mayor parte de las mejoras de las aceras está finalizada

Plaza Barria, con las obras, pasa a ser una calle de coexistencia peatonal. / FOTOS FÉLIX MORQUECHO
Plaza Barria, con las obras, pasa a ser una calle de coexistencia peatonal. / FOTOS FÉLIX MORQUECHO

En los trabajos en Plaza Barria queda pendiente de realización el tramo hasta el Katu-Kale

ALBERTO ECHALUCE EIBAR.

El 85 por ciento de las obras de las aceras y pasos sobreelevados está ejecutado y la mayor parte de las calles ha sido asfaltada. De un total de 16 pasos sobreelevados, 12 están ejecutados, otros tres están pendiente de quedar asfaltados y uno está sin ejecutar. Los trabajos arrancaron en febrero, con un coste de ejecución de 409.380,98 euros, y está previsto que finalicen en abril.

El proyecto comprendía el asfaltado de más de una decena de calles de Eibar, al mismo tiempo que se iban a construir pasos sobreelevados en la calzada en diversos puntos de la ciudad. Los trabajos han estado condicionados por las condiciones meteorológicas y han sido realizados por Excavaciones y Transportes Orsa SL, a la que el Ayuntamiento adjudicó de forma conjunta ambas obras.

Las primeras labores de asfaltado comenzaron en la zona de Arrate Bide (números 2 y 4), y continuaron en Bidebarrieta (entre los números 29 y 39), Ipurua kalea (en la curva del campo de fútbol), Pagaegi, Ibargain, Jardiñeta (entre el 9 y el 15), Isasi, Untzaga Plaza (número 11), callejón de San Cristóbal y Juan Gisasola (número 1). Junto a ello se afrontó el acceso a Legarre Gain-Arrate Bide y se eliminó después la isleta en Julián Etxeberria.

En lo que respecta a los pasos sobreelevados, se afrontó la construcción de uno entre Abontza Bide y Legarre Gain y se crearon otros en la calle San Andrés (el paso que da acceso al pasadizo que se dirige a Legarre), en Ardanza (delante de un acceso a garajes), en Blas Etxeberria, Arrate Bide número 2 (que cruza para tomar las escaleras mecánicas que suben a Legarre Gain), Bidebarrieta número 14, el paso frente al parvulario de Sansaburu, y otro en el cruce entre Tiburcio Anitua y Bustinduitarren. El resto de actuaciones ha tenido lugar en Urki Kalea (junto al ascensor de Urki-Polonia Etxeberria), en Txonta 52 -pendiente de ejecutar- en Sostoatarren 15, Jardiñeta kalea 14 -pendiente de terminar- y en San Juan 19. También queda pendiente de actuar en el paso peatonal en Miguel de Aginaga. Igualmente, se ha construido también un paso sobreelevado en la trasera del campo de fútbol de Ipurua y en Bittor Sarasketa, y se amplia la acera de Zezenbide y se ha llevado a cabo el arreglo de varias arquetas en Mekola.

Con estas actuaciones, se pretende conseguir el objetivo de reducir la velocidad de los vehículos en las vías en las que se van a construir estos pasos de peatones y dotar de más seguridad a los viandantes.

Para llevar a cabo estas obras, en algunos casos, ha sido necesario actuar por las noches o bien en horarios específicos que recomendaba la Policía Municipal con el objetivo de no entorpecer el tráfico. También ha sido necesario en otros casos llevar a cabo desvíos provisionales para el paso de los peatones.

Calle de coexistencia

Igualmente, se ha llevado a cabo una importante obra de mejora de Plaza Barria, para su conversión en una calle de coexistencia peatonal. Desde el paso de cebra de Eibarko Bizikleta Plaza al otro paso de la parroquia San Andrés los trabajos han quedado finalizados y ahora sólo falta por ejecutar el tramo hasta el bar Katu-Kale. Con esta actuación, se da un paso más en la transformación del centro urbano, con el fin de que los peatones tengan prioridad. Los trabajos se han desarrollado a lo largo de la acera de la parroquia de San Andrés, en donde han tenido que suprimir varios estacionamientos frente al bar Foxter. Con esta iniciativa se ha conseguido actuar en un punto céntrico para dotarlo de aceras más anchas y modernas, que permitan un tránsito más cómodo a los transeúntes.

La obra ha consistido, en primer lugar, en ampliar la acera contigua a los locales comerciales, hasta una anchura mínima de tres metros. Además, se transforma la calle para que sea de coexistencia, dejando la calzada a la misma cota que las aceras. Se ha renovado el pavimento, colocando losas de granito en aceras y aglomerado impreso en la calzada. Asimismo, se dota a la zona de nuevo mobiliario urbano, de tal forma que la calle resulte más atractiva a la ciudadanía y, por sugerencia de los vecinos, se cambia también la ubicación de los contenedores.

Como consecuencia de los trabajos, se ha reducido el ancho total de la calzada, manteniendo los aparcamientos y bajando, por tanto, la anchura del carril de circulación hasta los cuatro metros y medio.

La actuación también comprende la renovación del pavimento y del arbolado de la acera de Bidebarrieta con Plaza Barria y Zuloaga junto a la plazoleta de la Iglesia de San Andrés.

En cuanto al mobiliario urbano, se instalarán nuevas papeleras, se renovará la señalización vertical, y se ha procedido a la plantación de 11 árboles. Esta actuación ha tenido un gasto de 200.000 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos