Un magosto condicionado por un tiempo desapacible

Un magosto condicionado por un tiempo desapacible

EIBAR

La Casa de Galicia As Burgas, de EIbar, no perdió la ocasión de organizar el tradicional Magosto, que contó, un año más, con la venta de castañas y ribeiro en el parque de Urkizu. Las familias aprovecharon cuando no arreciaba la lluvia para acercarse y enseñar la fiesta a los niños. Después, con la lluvia, los integrantes del puesto se vieron sin gente con la que atender. No obstante, un grupo de danzas y gaitas amenizó la jornada de marcado sabor gallego.

Fotos

Vídeos