Larrañaga y Elorza cumple 100 años haciendo de sus grilletes un producto de fama mundial

La exposición del centenario de Larrañaga y Elorza muestra las producciones de firma en el Museo de la Industria Armera.
/FÉLIX MORQUECHO
La exposición del centenario de Larrañaga y Elorza muestra las producciones de firma en el Museo de la Industria Armera. / FÉLIX MORQUECHO

Dos operarios han conseguido reflotar la firma que cuenta con una producción de 70.000 esposas al año

Alberto Echaluce
ALBERTO ECHALUCEEIBAR.

Larrañaga y Elorza, S.A. cumple cien años y por este motivo, el Museo de la Industria Armera acoge una exposición en donde se presentará la evolución productiva de esta empresa. La muestra se puede visitar hasta el 29 de junio, en Portalea. En las vitrinas se aprecian los grilletes, su producto principal, que fabricó la firma a partir de 1940, junto con catálogos y fotografías que muestran la trayectoria que han seguido, una de las pocasjunto con Boj , Norica o BH que han superado los 100 años. Junto a ello, se expone maquinaria -taladros de mano, esmeril manual, sargentos, mordazas...- que utilizaban en la antigua factoría.

Además de los muchos años que cumple esta firma, el principal mérito empresarial radica en que cuenta con dos únicos trabajadores que han conseguido reflotar la firma, después de haber sufrido todas las crisis -1982, 1995 y 2006-. Oskar Prieto dirige esta firma, después de haber afrontado un ERE de seis años de duración que supuso indemnizar a los últimos operarios para sacar adelante esta empresa, abocada al cierre. Hay que tener en cuenta que la máxima plantilla que contó Larrañaga y Elorza fue de 60 operarios en 1950. «Ahora, dos personas nos dedicamos a ello. Una en producción y yo en ventas, gestiones y viajes por todo el mundo», suspira Prieto.

Centenario
Larrañaga y Elorza cumple 100 años desde su fundación por Carlos Larrañaga y Domingo Elorza, en 1918, dos trabajadores de la fábrica de armas Star.
Plantilla
La firma cuenta con dos trabajadores, frente a los 60 que llegó a tener en 1950.
Exposición
Una muestra se abre hoy en el Museo de la Industria Armera, en Portalea.

Hay que tener en cuenta que el 95 por ciento de la producción de esposas policiales se realiza para la exportación, principalmente a Latinoamérica, Europa y Sur de Africa, en 90 países. Su producción alcanza los 70.000 grilletes en el último año, «uno de los mejores ejercicios. En Estados Unidos no se puede entrar, pero somos el cuarto o quinto fabricante mundial», decía Prieto, que aprendió el oficio al permanecer como encargado de la firma a lo largo de 17 años y que ha tenido que hacer frente a todas las reestructuraciones para evitar la desaparición de esta marca única.

La clave del reflotamiento de la firma ha estado en la creación de un plan de negocio, en el que la subcontratación del producto a otras empresas ha permitido crear unos precios competitivos para las policías de todo el mundo. «Nos ocupamos del montaje y subcontratamos posteriores procesos, como estampación, soldadura, baños.... Ocurre que bajo tecnología china se venden grilletes a seis euros que algunas policías utilizan de modo disuasorio, y esto supone un serio imponderable».Pese a ello, Prieto aprecia que «el producto vasco tiene un plus especial y una fama reconocida a nivel mundial que nos ha hecho mantenernos en la cima de ranking de fabricantes».

Empresa histórica

Larrañaga y Elorza inicio su actividad en el año 1918 dedicándose en un principio a la fabricación de armas cortas, bajo el impulso llevado a cabo de sus dos socios fundadores, Carlos Larrañaga Olaizola y Domingo Elorza Zabaleta. Ambos fundadores de la centenaria firma eran buenos trabajadores de la empresa eibarresa Star, operarios de maquinado de armas de fuego y de repuestos accesorios. Tanto es así que Bonifacio Echeverria, fundador de Star, les concedió la licencia para fabricar grilletes con la marca. Así, Larrañaga y Elorza hicieron de las esposas su producto estrella, fundando la empresa bajo el nombre de Larrañaga y Elorza S.R.C. Inicialmente trabajaban dichos dos socios con cinco operarios. Más tarde pasaron a ser sociedad en comandita y en 1951, Sociedad Anónima. Su primera ubicación estuvo en la calle Ardanza. Posteriormente, se trasladaron a Jardines, y fue en 1959 cuando fijaron la empresa en la calle Barrena.

También armas de fuego

La experiencia de sus dos fundadores con las armas les llevó incluso a la fabricación de armas de fuego, concretamente la pistola denominada 'Jubala', fabricada en calibre 6,35 mm (25 ACP), y 7,65 mm (32 ACP), una pistola tipo Eibar, basada en la Browning 1906. Tras la guerra civil, hacia 1941, comenzaron a fabricar artículos de ferretería, tales como taladros, tornos pequeños, martillos y berbiquís. Posteriormente, y hasta 1980, también comercializaron productos de bricolaje y de ferretería como sacacorchos, pinzas y exprimidores.

En 1990, tras una importante reconversión, en todas las áreas de gestión de la empresa se especializaron única y exclusivamente en la producción de grilletes. «Fue este momento cuando tomó importancia el área de marketing y la creación y lanzamiento de nuevos artículos, ampliando la gama y extendiendo la red comercial mediante la participación en ferias, aunque me gustaría viajar más para atender a nuestros clientes», decía Prieto.

Debido a la necesidad de modernización de sus instalacions hace 10 años la empresa se trasladó a unas nuevas instalaciones en Elgoibar. Todas sus fabricaciones se comercializan bajo la marca 'Alcyon', reconocida a nivel mundial. «Recibimos continuas consultas y contactos desde las diferentes partes del mundo. Se valora nuestra experiencia en cada situación para ofertar el artículo adecuado».

Resultado de todo lo anterior, Larrañaga y Elorza disfruta actualmente de buena posición en el mercado mundial de su artículo de seguridad 'Made in Eibar'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos