Es lo que tiene la Lambretta...

Ante todo deportividad entre los dos contendientes. Edu Aguirre y José Miguel de la Peña, con sus dos vehículos de dos ruedas, se disponían a vivir una carrera tan corta como emocionante.
Ante todo deportividad entre los dos contendientes. Edu Aguirre y José Miguel de la Peña, con sus dos vehículos de dos ruedas, se disponían a vivir una carrera tan corta como emocionante. / FOTOS: FÉLIX MORQUECHO

El reto entre una Lambretta y un ciclista en la rampa de San Cristóbal, puso la chispa a una concentración motera que celebró su edición número 14

FÉLIX MORQUECHOEIBAR.

«Es lo que tiene la Lambretta, que te arranca o no te arranca». Uno de los espectadores lo señalaba ayer, y todo el que conocía los pormenores sabía que ahí estaba la clave del reto de ayer. La Concentración Lambretta Eibar celebraba su edición número 14 y como cada año rendía visita al barrio de San Cristóbal con cuyas fiestas coincide en fechas. Se celebró la tradicional subida de motos con el público aplaudiendo pero ayer había un aliciente.

No había un pronóstico claro. Por una parte estaba Edu Aguirre con una Lambretta de 200 centímetros cúbicos, fabricación eibarresa de los años 80. El segundo contendiente era José Miguel de la Peña a lomos de su bicicleta. Los dos arrancaban en parado la cuesta de San Cristóbal desde el cruce del bar Xania y debían coronar el punto más alto de la calle. Si la moto arrancaba a la primera tenía todas la papeletas para ganar... pero le costó. Eso permitió a la bicicleta ganar terreno suficiente, «porque cuando la moto ha metido segunda iba como un tiro» apuntaban. En la línea de meta ganó el ciclista, hubo amago de revancha pero la prueba se quedó ahí. Seguro que es el punto de partida para nuevos retos en ediciones próximas.

Los asistentes a la Concentración Lambretta son una gran familia pero ayer recibían una visita exótica. Carlos Quijada había llegado desde Palma de Mallorca con la moto de su abuela un equipaje de ilusión enorme. «Es una moto de una serie especial que se hizo con motivo de la Lambretta número 3 millones en el mundo» explicaba sobre la máquina fabricada en Eibar. Con ella había montado en ferry para hacer un viaje de dos días y medio. «Podría haberlo hecho en dos días, pero me he dado una vuelta». Carlos Quijada enseñaba orgulloso la foto de su moto ante el edificio donde estuvo la fábrica Lambretta de Eibar. «Después de que estuviera 24 años parada hace 2 años que recuperé esta moto, y haber venido a Eibar con ella es algo muy especial».

El barrio de San Cristóbal recibió a las motos Lambretta después de una noche de rock duro, no muy poblada de público, pero que hizo disfrutar a vecinos y visitantes. Hoy llega la despedida de las fiestas con un programa abierto a todo el mundo. A las 11.00 habrá juegos para la chavalería con camas elásticas y tirolina en Fray Martín Mallea. A las 12.00 hay misa y a las 12.30 comenzará el concurso de paella. Una hora después habrá un lunch y a las 13.45 se celebrará la entrega de premios del concurso gastronómico.

La fiesta de tarde comenzará con reparto de golosinas a las 17.30 y media hora después se soltarán vaquillas y ponies con Gorrixo. La música comenzará a sonar a las 19.30 con DJ Araba, encargado de amenizar el fin de fiesta que se alargará hasta la traca final, a las 22.00 horas.

Temas

Jaiak

Fotos

Vídeos