Jorge Plá Vida: «El enfermo de alzhéimer siente la comunicación afectiva de los cuidadores»

Plá es jefe de Psiquiatría de la Clínica Universitaria de Navarra./F.M.
Plá es jefe de Psiquiatría de la Clínica Universitaria de Navarra. / F.M.

Recomienda el ejercicio físico e intelectual, la positividad y la dieta mediterránea, para evitar el deterioro cognitivo

ALBERTO ECHALUCEEIBAR.

El doctor Jorge Plá Vidal, jefe de Psiquiatría de la Clínica Universitaria de Navarra, profesor de la Universidad de Navarra y presidente de la Sociedad Vasco Navarra de Psiquiatra habló en Portalea sobre la temática 'Depresión y deterioro cognitivo en personas de edad avanzada'.

-¿Cuáles son las recomendaciones más importantes que cabe solicitar a las personas mayores para evitar el deterioro cognitivo?

-Yo siempre aconsejo realizar actividad física de carácter regular, aeróbico (andar, nadar, correr, andar en bicicleta), a lo largo de 30-40 minutos, por lo menos cuatro días a la semana. Hacer ejercicios de fuerza, para fortalecer la musculatura, ponerse de pie o también subir escaleras y realizar ejercicios de equilibrio, otro de los aspectos que también insistimos es el del problema de las caídas, porque son muy malas. Es preciso hacer ejercicio intelectual, como aprender un idioma, jugar a las cartas, escribir un diario personal o leer el periódico o un libro. Y también es muy importante hacer vida social, como quedar con amigos, participar en una tertulia, en una cena, en donde se ponen en acción muchas funciones cerebrales.

-Siempre se dice que la persona mayor debe ser positiva en la Tercera Edad.

-Siempre pido a la gente mayor que tenga un recuerdo positivo del pasado vivido. Si con 83 años se tiene un recuerdo positivo, en el que se piensa que la vida ha merecido la pena vivirla es difícil que se caiga en la depresión. Las cosas tristes se olvidan, y lo positivo ayuda a prevenir cualquier deterioro.

-¿En cuestiones de alimentación, cuál son los consejos más habituales que se dictan?

-Es importante mantener la dieta mediterránea, pese a que por su nombre parece que sólo cabe realizarla en un punto concreto, lo cierto es que en todo el estado se mantienen estas prácticas alimenticias: la ingesta de verdura, pescado, aceite, frutos secos... Y también es importante el estilo que esa dieta desprende, como el comer con la familia, la siesta, hacer una tertulia. Todo ello es positivo para evitar el deterioro cognitivo.

-¿Qué opinión le merece que personas jóvenes de 40 o 50 años tengan un principio de alzhéimer ?

-Hay algunas formas de alzhéimer que se manifiestan antes de los 65 años, que se corresponden con un 5%. Se relacionan con cuadros relacionados con el estrés, la ansiedad, con la depresión, que puede tener una curación, pero no se tratarían nunca de demencias.

-¿Las investigaciones han conseguido un tratamiento curativo contra el alzhéimer ?

-Por desgracia con la demencia tipo alzhéimer no tenemos ningún tratamiento curativo, pese a que se están realizando muchos ensayos clínicos. De momento, esa investigación no ha dado frutos, pese a que se están dando avances.

-¿Qué le parecen los procesos preventivos con descendientes de familiares de afectados de alzhéimer?

-Los procesos preventivos son claramente beneficiosos, una vez que no existe tratamiento curativo. Hacer ejercicio, como decía antes, o el cuidar la tensión alta, la diabetes, las enfermedades cerebro cardiovasculares es lo mejor que se puede hacer.

-¿No piensa que existe un desamparo hacia el cuidador del enfermo de alzhéimer ?

-El 85 por ciento de las personas mayores son atendidos en sus casas, pese a que existen residencias y centros especializados. Les cuida su esposo o esposa, de la misma edad, o una hija mayor en edad avanzada. Hay que cuidar mucho al cuidador porque de ellos depende el futuro del paciente y su evolución. Las administraciones tienen mucho que hacer. Han de crear los recursos para cuidar al cuidador.

-Los momentos finales del enfermo de alzhéimer son muy duros porque los cuidadores no saben cómo atenderlos, dado que nos encontramos ante una persona que no llega a sentir, comunicar o padecer sus sentimientos.

-Es una enfermedad que dura mucho tiempo. La parte cognitiva está afectada y después afecta a la movilidad. A pesar del avance de la enfermedad siempre hay una posibilidad de una comunicación en lo afectivo con el enfermo. Parece que no sienten nada, pero una caricia, un apretón son manifestaciones que no podemos dejar de hacer. Una lágrima es una manifestación afectiva que llega de él, y el enfermo siente esas manifestaciones por muy avanzado que esté el alzhéimer. Desgasta mucho, pero hay que hacerlo. Pasa lo mismo con los bebés, parece que no sienten lo que se les dice, pero la forma de decirlo tiene claramente su repercusión. Eso lo podemos ver en el documental de Valeria Brunni, 'Una niña de 90 años', en el que los ancianos empiezan a despertar a través de la danza. Y eso que aparece desde la mujer que había perdido la memoria, la mujer que buscaba una historia de amor, o el hombre que decía sentirse solo. Todas las manifestaciones tienen su efecto sobre el paciente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos