Historias a tinta china, folio a folio

Autor y obra. Jon Martín Colorado con algunas de las piezas que componen su exposición en Portalea.
/FÉLIX MORQUECHO
Autor y obra. Jon Martín Colorado con algunas de las piezas que componen su exposición en Portalea. / FÉLIX MORQUECHO

Portalea presenta la exposición 'Tintaren ostera' con la obra más reciente de Jon Martín Colorado

FÉLIX MORQUECHO EIBAR.

El término DIN A4 es algo que puede sonar a nombre de nave espacial pero su significado terrenal no tiene ningún misterio, es un folio de papel de 21x29 centímetros. Ese es el punto de partida para los dibujos de Jon Martín Colorado (Leioa, 1980), el autor que expone su obra en la casa de cultura Portalea hasta el 12 de noviembre. 'Tintaren ostera' es el título de su muestra.

La tesis doctoral que defendió el pasado mes de abril fue el punto de partida del proyecto que se puede ver en Eibar. «Es el trabajo de un año, dibujos que van desde finales de 2013 a finales de 2014» recuerda el autor. Sus materiales tampoco esconden ningún misterio ya que Martín se ha decantado por la tinta china. «Siempre he pensado que los medios son precisamente eso, medios, herramientas. Pero todo depende de cómo las utilices. A mí me gustan las cosas simples y aunque domino el diseño gráfico y la maquetación, prefiero otro ritmo, hacer cosas despacio, más tranquilo». Precisamente en el dibujo es donde el autor encuentra ese ritmo a la hora de hacer las cosas que le permite llegar a los resultados que busca. «Suelo empezar a dibujar sin una idea preconcebida» aclara. «Uso la tinta china sobre papeles bastante cutres. Es mi forma de ponerme a trabajar. Cada material tiene una tendencia y éste hace que salgan manchas, después las manchas te sugieren cosas... Pero yo necesito que la mancha me diga algo, juego con eso y trato de no ahogar lo que el dibujo nos sugiere».

La colección que se expone en Eibar solo se había mostrado en la defensa de la tesis. Su origen está en una sala de la Facultad de Bellas Artes de la UPV dedicada a proyectos de investigación. «La verdad es que muchos de estos trabajos se desarrollan en otros espacios. Por eso me encontraba allí solo y me empecé a extender. Primero dibujaba sentado, con los folios en unas mesas muy grandes, después ya de pie, de allí a la pared, y fue así como empecé a pensar en ocupar todo el espacio».

«Necesito que la mancha me diga algo, trato de no ahogar lo que el dibujo sugiere»

La exposición consta de siete grandes composiciones, unas construcciones de dibujos que suman un total de 3.456 folios, la mayor parte de ellos DIN A4. «Es difícil cerrar un trabajo. Algunos acaban por una limitación de espacio, no hay más» explica. «Pero en alguna ocasión me ha pasado que he llenado un espacio y siguiendo con dibujos modulares he ido más allá de la pared».

La particularidad de contar con obras de gran tamaño a partir de pequeños retazos de papel hacen que no sea sencillo distribuir sus construcciones en un espacio como la sala de exposiciones de Portalea, donde ocupa la zona de la cúpula y el área con columnas. «Aquí el espacio manda mucho, tiene mucho dibujo. Las columnas, la cúpula, la luz, el propio suelo... está muy dibujado. Todo eso lo hace más complicado» reconoce.

Pese a las complicaciones de la sala el autor vizcaíno se muestra encantado de presentar su trabajo en Eibar. «Estoy muy contento por enseñar mi trabajo fuera de casa. Cuando me hablaron de la posibilidad de exponer en Eibar me pareció algo muy positivo, tengo amigos aquí y la gente se ha portado muy bien». La exposición permanecerá abierta al público hasta el 12 de noviembre en horario de 18.30 a 20.30 horas de martes a domingo.

Fotos

Vídeos