«Hemos garantizado la participación en el Plan Estratégico del Deporte»

El equipo de gobierno socialista planteó la ampliación del polideportivo en terrenos de las monjas./
El equipo de gobierno socialista planteó la ampliación del polideportivo en terrenos de las monjas.

El equipo de redacción señala que han sido «muy ricas» las aportaciones que han presentado los agentes deportivos

ALBERTO ECHALUCE EIBAR.

El Plan Estratégico del Deporte será entregado al Ayuntamiento el próximo 31 de julio, una vez superadas sus fases de elaboración, en las que «se ha contado con ricas aportaciones de numerosos agentes deportivos, deportistas en activo y antiguos deportistas, gimnasios, empresas, particulares que nos han hecho llegar sus sugerencias y propuestas. Hemos garantizado la participación en la elaboración del Plan», señaló ayer, Julián Gómez, del equipo coordinador del plan, queriendo replicar a EH Bildu sus manifestaciones sobre la ausencia de participación en el desarrollo de este Plan Estratégico.

Bajo la premisa principal de que nuestra ciudad requiere «adaptar las instalaciones deportivas municipales», el Ayuntamiento encargó la elaboración de este Plan Estratégico del Deporte a un equipo de redacción, «bajo un pliego de condiciones al que nos hemos tenido que ajustar», explicó Gómez, aunque en su elaboración «nos hemos dirigido a un numeroso grupo de entidades y ciudadanos, dado el alcance que tenía el trabajo». Dentro de estas bases, en la elaboración del diagnóstico se ha tratado de conocer las necesidades ciudadanas y espacios deportivos de la ciudad, los aspectos de deporte, salud y educación, los asuntos relacionados con acontecimientos deportivos, el ámbito del deporte y mujer, deporte y euskera, accesibilidad social, aunque el punto de mira se ha situado en el polideportivo de Ipurua y el posible aprovechamiento de la parcela anexa (convento de la Concepción). «En esa primera fase de diagnóstico se habló con los agentes deportivos y gimnasios privados que plantearon diferentes solicitudes», explicó Gómez.

En esta fase, se vislumbró un deseo unánime de «no derribar» el polideportivo de Ipurua, sino el de tratar de satisfacer las necesidades actuales mayoritarias con un equipamiento más accesible, atractivo , seguro, adaptado a los tiempos modernos, con todo un requerimiento ambicioso para abordar profundas reformas, una vez producidos cambios profundos en el deporte a lo largo de 35-40 años, primero como derecho, ahora como necesidad.

En la Junta de Portavoces

Una vez solventada esta primera fase, el trabajo realizado fue entregado a la Junta de Portavoces del Ayuntamiento, que agrupa al conjunto de los partidos políticos municipales, «en donde no recibimos comentario alguno de ningún partido». Posteriormente, el pasado 24 de mayo, el equipo redactor del plan mantuvo un encuentro con los periodistas al que siguió otro «con todas las personas interesadas, tanto del ámbito deportivo como de otros sectores, en donde se recibieron muchas propuestas orales y cuatro escritas de mucho calado», informó Gómez. A partir de aquí, se celebró el día 5 de junio otra reunión más con los clubes deportivos de la ciudad y gimnasios, «con una presencia de 7 clubs y un gimnasio privado, «con cerca de 14 aportaciones también muy interesantes que se han ido incorporando al Plan Estratégico». A partir de aquí, ahora se últiman ya los trabajos, antes de su entrega el día 31 de julio. «Una vez en este punto será el Ayuntamiento el que tendrá que determinar si pone en marcha un proceso participativo. Nosotros nos hemos ceñido a un pliego de condiciones de trabajo que establecía el marco de actuación». En este sentido, dentro del pliego de condiciones ya se establecía una reflexión sobre la necesidad de adopción de políticas transversales de promoción de la práctica deportiva en toda la población, con especial incidencia en las personas adultas y mayores, «a las que hemos escuchado también. Se ha trabajado con mucha gente. Esto no es sólo un estudio técnico».

Desde todos los ámbitos

Junto a ello, se planteaba «repensar la ciudad, los espacios deportivos, el espacio urbano y entorno natural para mejorar la calidad de vida de las personas favoreciendo al peatón, el juego y el paseo». Igualmente, se pedía promover políticas públicas que posibilitasen mayores cotas de práctica deportiva en la población.

Otras prioridades eran el desarrollo de una normativa para la evaluación objetiva del impacto socio-económico de los acontecimientos deportivos más significativos. También se planteó aprobar un procedimiento para otorgar ayudas para los eventos, basado en los principios y objetivos estratégicos de la ciudad. Y se pidió apoyar esencialmente aquellos eventos que se alineen con la promoción de la innovación tecnológica, la solidaridad, la inclusión, la igualdad, el comercio, la capitalidad comarcal... Otro eje de acción fue la adopción de políticas relacionadas con el sedentarismo y los beneficios en una vida más activa y más saludable, «aspectos en los que hemos recibido también propuestas». Reconocen que «las necesidades deportivas básicas de la mayor parte de la población están relativamente cubiertas, aunque se requiere alcanzar mayores cotas de práctica».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos