El fondo Plazaola será digitalizado

En la imagen de Plazaola de 1955, se refleja que la antigua entrada a Eibar estaba en Otaola. / PLAZAOLA
En la imagen de Plazaola de 1955, se refleja que la antigua entrada a Eibar estaba en Otaola. / PLAZAOLA

Recoge gran parte de los acontecimientos que tuvieron lugar en el siglo XX. Se compone de 60.000 negativos guardados en seis cajas que la familia donó al Ayuntamiento para su conservación

ALBERTO ECHALUCE EIBAR.

Gran parte de la historia fotográfica del Eibar del siglo XX ha pasado a manos del Ayuntamiento, gracias a una donación otorgada por la familia de Benigno Plazaola al consistorio. Así como Indalecio Ojaguren o Castrillo Ortuoste fueron grandes fotógrafos que reflejaron importantes hechos de aquel siglo, la figura de Plazaola es digna de reseñar por el importante legado que sus herederos han decidido donar al Ayuntamiento. A finales del año 2015, su familia se puso en contacto con el Archivo municipal manifestando su intención de donar al Ayuntamiento el archivo fotográfico que durante más de treinta años de profesión, Plazaola, había ido guardando en poco más de seis cajas y que contenían alrededor de 60.000 negativos.

Plazaola Goronaeta (1917-1988) natural de Oñati, estudió Óptica en Madrid, y se inició en la profesión en la óptica de un familiar en la ciudad de Santander y, tras un breve paso por San Sebastián, donde conoció a la que sería su esposa, en el año de 1947 se estableció en Eibar, y es en nuestra villa, en el número 8 de la calle Estación, donde abriría su establecimiento de óptica y fotografía.

Cantera de fotógrafos

En su óptica de la calle Estación trabajaron también, entre otros, los fotógrafos Antonio Aguirresarobe, Javier Fernández y Martín Romarate. «Eran fotógrafos que trabajaban para mi padre y que después pusieron en marcha su propia empresa», señalaba su hijo Iñaki Plazaola con lo que se presume que la óptica y fotografía fue una escuela donde se forjaron importantes fotógrafos que en el caso de Aguirresarobe y Fernández hicieron importantes carreras en ese mundo. En el Archivo municipal, una vez recibida la documentación, se ha acometido la tarea de elaboración de un primer inventario documental y se han etiquetado las cajas y numerado los negativos, para así tener una primera aproximación sobre este legado fotográfico.

Desde el Ayuntamiento se ha podido comprobar la importancia que para una ciudad como Eibar supone el contar con este importante fondo de imágenes, ya que en ellas se recoge la vida política, social y económica de la ciudad entre los años de 1950 y 1985; inauguraciones, fiestas, actos religiosos, nombramientos de corporaciones, creación de empresas e industrias y sobretodo deporte, mucho deporte. Plazaola y sus colaboradores no faltaban a ninguna de las competiciones que tenían lugar en la localidad. El hecho que contara con una serie de fotógrafos como Fernández, Aguirresarobe o Romarate facilitaba el que en todos los eventos que tenían lugar en Eibar se reflejase alguna de las instantáneas de aquellos hecho.

Por ello, además de eventos y sucesos que tenían lugar en el municipio, el fondo Plazaola recoge amplitud de momentos y competiciones del balonmano de la JD Arrate, la pelota en el Astelena, el baloncesto en la cancha de la Universidad Laboral, el atletismo del Club Deportivo, el ciclismo organizado por la Sociedad Ciclista Eibarresa y el Club Ciclista Eibarrés y el seguimiento exhaustivo del discurrir de la Sociedad Deportiva de Eibar y su equipo en las distintas categorías. Una vez realizada la limpieza e identificación de los negativos el Archivo tiene como prioridad la digitalización de este importante fondo fotográfico para poder difundir y dar una nueva vida a las viejas imágenes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos