Florencio Alonso Sevilla (Artista): «Porque una imagen sea más concreta no tiene por qué ser más realista»

El autor con una de las instalaciones que presenta desde el pasado fin de semana en la casa de cultura Portalea.
/FÉLIX MORQUECHO
El autor con una de las instalaciones que presenta desde el pasado fin de semana en la casa de cultura Portalea. / FÉLIX MORQUECHO

Fotografías y objetos contrapuestos forman parte de la exposición 'Señales del ruido', abierta desde el pasado fin de semana

FÉLIX MORQUECHO EIBAR.

Distorsionar imágenes para trasladar al espectador al terreno de lo subconsciente es uno de los objetivos de 'Señales del ruido', un proyecto que se puede visitar hasta el 4 de febrero en la sala de exposiciones de Portalea. Se trata de un trabajo de Florencio Alonso Sevilla (Estella, 1961), un autor que expone por primera vez en Eibar en una sala que le ha permitido abordar un despliegue amplio de un estudio de largo recorrido. La sala abre de martes a domingo en horario de 18.30 a 20.30 horas.

-¿Cómo llega a Eibar esta exposición?

-Colegas artistas me habían dicho que la sala era fantástica y por eso vine a curiosear el espacio... y me encantó.

«En este espacio veo que se puede apreciar todo el lenguaje que he querido expresar»

-¿Qué supone el trabajo que muestra en Portalea?

-Es una etapa que comenzó en 2007 y se ha extendido hasta 2017. En esta recta final he puesto unas piezas que están en contraposición a las obras que van sobre la pared. La experimentación comenzó en 2007 a través de la fotografía digital. El título 'Señales del ruido' hace referencia a la distorsión. Empecé a fotografiar desde la borrosidad de la imagen, desde el desenfoque, sobre todo porque me empezó a interrogar la imagen desde otra perspectiva, me lo llevo al subconsciente. La idea es muy pictórica porque realmente vengo de la pintura y eso se nota. El resultado es una imagen muy diluída, el alma es pictórica y eso lleva a unas imágenes aguadas. Pero la fotografía está hecha in situ y la llevo a un terreno simbólico con el ordenador. En esta etapa he estado trabajando como si estuviese pintando pero sin pintura. Tenía la necesidad de que emergieran esas imágenes que me estaban inquietando.

-En principio cuando se usa un medio de expresión se trata de comunicar, pero el ruido es aquello que entorpece esa comunicación.

-No, el ruido nos lleva directamente al mundo de subconsciente, eso ocurre al no concretar las imágenes. Sería muy discutible lo de pintura realista o pintura abstracta o no figurativa. Habría que discutir si es más realista un Tàpies o un Antonio López. Hay bastante confusión respecto a la educación de la imagen. Por el hecho de que una imagen sea más concreta, para mí no tiene por qué ser más realista. La realidad pertenece a la experiencia vital del individuo. Otra cosa es que lo queramos concretar, ser más minuciosos y hacer una representación de la realidad más detallada. Pero a mi modo de ver eso no tiene que ver con ser más realista. Puede ser más realista el sueño de la persona que la vigilia.

-¿Había expuesto este trabajo anteriormente de forma completa?

-No, lo había expuesto de una forma fragmentada porque los espacios no permitían su instalación de esta forma. Expuse en Donostia parte de la obra en 2015, y en el Bizkaia Aretoa de Bilbao se pudo ver una de las instalaciones en un seminario sobre víctimas organizado por la UPV. Una parte se pudo ver también en el centro cultural de Sarean en Bilbao. Pero había sido siempre de forma fragmentada y por eso estoy encantado con este espacio porque es donde realmente veo que se puede apreciar todo el lenguaje que he querido expresar.

-Usted viene de la pintura, ¿cómo se compagina este trabajo con el de pincel y paleta?

-La verdad es que prácticamente he mamado la pintura. Mi primera exposición la hice con 16 años en la Caja de Ahorros de Navarra, animado desde niño por gente que estaba ya metida en el mundo de la cultura. Por eso digo que vengo de la pintura pero realmente soy artista visual y multidisciplinar. Estoy trabajando con la fotografía y con las instalaciones, lo que me interesa es la imagen y allá donde intuyo que me puedo acercar con otro tipo de materiales, me meto sin ningún problema.

-Exposición en marcha, ¿qué espera de esta experiencia?

-Estoy muy satisfecho de cómo queda el espacio, y espero que la gente lo vea y lo disfrute. Confío en que la instalación va a atrapar el espectador. Concibo el conjunto como una instalación. Son varias unidades pequeñas pero hay una unidad, tiene una lectura que creo que puede atrapar a la gente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos