Las fiestas de Legarre se alían con el sol

Juntos. Vecinos de todas las edades se sentaron juntos a la mesa, y los más pequeños, formales en sus sillitas. / FOTOS: FÉLIX MORQUECHO

El buen tiempo animó a disfrutar en la calle de unas fiestas familiares con alicientes para todas las edades

FÉLIX MORQUECHOEIBAR.

Legarre ha dejado de ser un barrio alto de Eibar y no solo porque haya escaleras mecánicas y ascensores. En un minuto se puede subir desde el centro de la ciudad hasta lo más alto. Así lo demostró la 'Cronoescalera' que celebró ayer su segunda edición con la participación de 31 participantes de distintas categorías. El ganador absoluto fue Igor Atxa que detuvo el cronómetro en un minuto y dos segundos, nuevo récord. Por eso sabiendo que en un minuto se llega desde la calle San Juan hasta arriba, ayer no había excusa para disfrutar de las fiestas.

Así lo vivieron decenas de vecinos de Legarre y amigos que se acercaron para disfrutar de un intenso y largo día de fiesta. El fin de semana ya había arrancado fuerte. Los datos pobres de natalidad que se recuerdan de tanto en cuanto no afectan demasiado a Legarre porque la cena de la chavalería del viernes contó con un centenar de niños y niñas dispuestos a acabar con los macarrones y el 'mantecao'. Más todavía fueron los que tomaron parte en la comida popular de ayer. Más de 150 personas se acercaron a la explanada situada en lo alto de los locales de ensayo para acomodarse a la sombra. El sol acompañó la jornada y animó a la gente a vivir el día de fiesta en la calle.

Los cohetes ya habían anunciado una fiesta que arrancó suave por la mañana y que fue ganando en intensidad con el paso de las horas. La chavalería tuvo ocasión de bailar y divertirse por la tarde y de cara a la noche no faltó la oportunidad de que también los mayores se soltasen la melena.

Fotos

Vídeos