«Esperamos alcanzar la ocupación completa a finales de agosto»

Andrés Guasch y Rafael Tienda, socios del Hotel Unzaga, a las puertas del establecimiento.::/MIKEL ASKASIBAR
Andrés Guasch y Rafael Tienda, socios del Hotel Unzaga, a las puertas del establecimiento.:: / MIKEL ASKASIBAR

Durante este mes han llegado turistas nacionales y también extranjeros, «sobre todo, rusos, italianos y belgas»

AINHOA GARCÍA MALLOEIBAR.

El Hotel Unzaga abrió sus puertas hace cinco años, en plena crisis. Desde aquel 8 de agosto de 2012 sus dueños han tenido que trabajar «con esfuerzo» para llevar su empresa adelante. «El comienzo fue duro, muy difícil», asegura Andrés Guasch, uno de los dos gerentes. A pesar de que Eibar no es una zona turística, han focalizado su trabajo en vender los destinos turísticos más desarrollados de la zona. «A partir del primer año ya empezamos a ver una mejoría en la hostelería», señala Guasch. Durante estos años han tenido mucha afluencia de público «la mayoría de nivel nacional y de todas las provincias». El objetivo de los turistas que se hospedan es conocer Euskadi. «A la vista está cuánta gente atrae la costa guipuzcoana en los meses de verano», añade Guasch.

El mes de agosto, sin embargo, es uno de los más importantes a cuanto cifra se refiere. «En estos primeros 15 días que llevamos de mes tenemos una ocupación del 95% y esperamos alcanzar la ocupación completa a finales de agosto», augura el gerente. A pesar de que Eibar no sea un destino fácil de vender, ya que desde sus inicios no ha sido una ciudad turística, desde el hotel «hemos conseguido llamar la atención de los clientes con ofertas especiales», indica Guasch. Ésto ha llevado a que el cliente no sólo gaste dinero en el Hotel Unzaga «sino que también deja parte de su dinero en los bares de la ciudad», señala.

Casi al completo
A pesar del inverno largo, el hotel Unzaga ha alcanzo el 95% de su ocupación en el mes de agosto. Ésto llena de satisfacción a sus dueños y les hace ser optimistas para hacer frente al resto de los meses del año. Por ello, consideran importante seguir trabajando «con esfuerzo para funcionar y dar un servicio excelente a nuestros clientes».
El principal propósito de Andrés Guasch y Rafael Tienda, era darse a conocer
Han pasado cinco años desde que abrieron sus puertas, el 8 de agosto de 2012, y parece que el objetivo se está alcanzando «poco a poco y renovándonos día tras día».

En cuanto al tipo de cliente en el mes de agosto, Guasch resalta que «la mayoría son españoles llegados de diferentes comunidades, aunque también han llegado personas de países internacionales, sobre todo, rusos, italianos y belgas». Además, se sorprende con el porcentaje de los europeos que deciden venir unos días a visitar el País Vasco. «La cantidad de europeos que se acercan hasta Euskadi es brutal», asegura y cree que la razón es «la búsqueda del clima que tenemos, entre sol y fresco, que permite ver lugares turísticos sin tener que estar a 35 grados». Pero ésto no es lo único que buscan, ya que tanto los nacionales como internacionales que llegan hasta Eibar y otras zonas del País Vasco saben que «la estrella de la comunidad es la gastronomía». Guasch asegura haber mantenido conversaciones con sus clientes acerca de lo cara que es la zona. «Se quejan de lo caro que es pagar una comida de calidad, pero es normal, lo bueno siempre hay que pagarlo», añade Guasch. Cierto es que, a pesar de ello, «los clientes acaban su estancia en el Hotel Unzaga con una sonrisa y con muy buena sensación». A ésto, y en sus palabras, hay que añadirle la amabilidad de los ciudadanos de Eibar «que se vuelcan en ayudar a los turistas a la hora de resolver dudas y ésto hace que vuelvan a sus casas con la sensación de haber recibido un trato exquisito tanto por parte del hotel como del resto de eibarreses». De esta manera, cada vez son más las personas que se animan a pasar sus vacaciones en la zona para disfrutar del «atractivo especial que tenemos en Euskadi», entre ellos, el ya conocido fenómeno del Flysch en Zumaia.

«Cuidar la ciudad»

A pesar de que la cifra de ocupación este mes sea satisfactoria, Guasch sabe que la hostelería es un oficio en el que hay que trabajar, mejorar y renovarse día tras día. «Lo que hoy es bueno mañana puede no serlo, por lo que estamos mejorando nuestra oferta y capacidad», añade.

Por ello, Guasch asegura que tendrán que empezar a encajar piezas para que el público que se hospede en el hotel no sólo visite la zona costera, sino que también se anime a conocer museos o lugares de la ciudad. «Hemos tenido clientes que han ido a visitar el Museo de la Industria Armera, pero les cuesta más acudir», asegura. Un atractivo especial de la ciudad es el campo de fútbol de la Sociedad Deportiva Eibar (SD Eibar). «Lo primero que hacen muchos de los clientes al llegar al hotel es preguntar por Ipurua», asegura. Sin duda alguna, «es una manera de hacer dinero» pero que atrae a muchas personas porque «llama la atención que en un pueblo como Eibar haya un equipo de primera división».

Andrés Guasch sabe que Eibar no es un atractivo turístico, pero reconoce que «está en uno de sus mejores momentos». Por ello, añade que «tenemos que saber cuidarla entre todos los ciudadanos, incluyendo a hosteleros e instituciones», asegura. Para seguir consiguiendo buenos resultados, habrá que «encontrar las estrategias idóneas para seguir conservando lo que estamos creando», concluye Guasch. A lo largo de estas semanas es visible a primera y última hora de cada jornada la presencia de autocares con turistas. La actividad en el Hotel Unzaga es un referente del flujo turístico en la ciudad armera.

Fotos

Vídeos