El entierro más divertido, en carnaval

Lágrimas. Los llantos y las risas se mezclaron en una divertida despedida a las fiestas de carnaval. / FOTOS: FÉLIX MORQUECHO
Lágrimas. Los llantos y las risas se mezclaron en una divertida despedida a las fiestas de carnaval. / FOTOS: FÉLIX MORQUECHO

Una jornada desapacible obligó a celebrar el entierro de la sardina en la carpa de la plaza de Unzaga

FÉLIX MORQUECHO EIBAR.

Los martes de carnaval están abonados al mal tiempo en los últimos años y en un año en el que coincidió en día 13 la suerte no fue mejor. La lluvia se encargó de intentar aguar la fiesta pero ni siquiera así consiguió evitar las sonrisas de quienes se acercaron a Unzaga. El grupo de teatro Hortzmuga se encargó de convertir el llanto en alegría.

Fueron pocos los niños y niñas que se animaron a disfrazarse para participar en los juegos infantiles que se celebraron en la carpa de la plaza de Unzaga. Los responsables de la comisión municipal de fiestas se asomaban de tanto en cuanto para ver si la lluvia cesaba pero no hubo respiro, por lo que los trikitilaris emprendieron un pasacalles entre la carpa y los soportales del Ayuntamiento. Allí se toparon con las plañideras de Hortzmuga que desde sus monturas lloraron lo que no está escrito. La comitiva siguió a la sardina hasta la carpa y allí repartieron abrazos desconsolados y decenas de pañuelos de papel. Todos los lamentos no impidieron que el simbólico pez desapareciese, por lo que los vivas al carnaval y la promesa de que dentro de un año volverán los días de color despidieron la fiesta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos