Las enfermedades cardiovasculares y los tumores, principales causas de defunción

El Hospital de Mendaro promueve planes de prevención contra el tabaquismo y la obesidad./MORQUECHO
El Hospital de Mendaro promueve planes de prevención contra el tabaquismo y la obesidad. / MORQUECHO

De las 319 personas que fallecieron en 2015, un total de 93 fueron por enfermedades en el sistema circulatorio y 77 por cáncer, una situación que se mantiene casi igual desde 1968. En 1968 se produjeron 627 defunciones, de las que 158 fueron por afecciones broncopulmo-cardiovasculares y 42 por tumores

AINHOA GARCÍA MALLOEIBAR.

Las enfermedades del sistema circulatorio y los tumores son las principales causas de fallecimiento en Eibar.

Según los datos publicados por el Instituto Vasco de Estadística (Eustat), en el año 2015 murieron 319 personas; de ellas, 93 fueron por enfermedades del corazón y otras 77 por tumores malignos. Datos muy similares a los de 1968, año en el que las causas más frecuentes de defunción las ocupaban las afecciones cardiovasculares, bronquitis crónicas, bronconeumonías de la vejez, hemorragias cerebrales y trombosis, con un total de 158 fallecidos de los 239 que hubo aquel año. Son dolencias que en un 90% se presentan en edades avanzadas.

2015
319 personas fallecidas. De ellas, las tres causas principales fueron 93 por enfermedades del corazón y otras 77 por tumores malignos. 34 fallecidos por afecciones como meningitis, alzheimer o esclerosis múltiple, entre otras.
1968
239 defunciones, de las que 158 fueron por afecciones cardiovasculares, bronquitis crónicas, bronconeumonías de la vejez, hemorragias cerebrales y trombosis. 42 casos por enfermedades tumorales, 35 menos que en el 2015. 11 casos fueron por cirrosis hepática.

Algo natural y lógico teniendo en cuenta que el 24,53% de la población eibarresa supera los 65 años de edad. Llama poderosamente la atención el aumento de las enfermedades tumorales.

En el año 68 tan solo hubo 42 casos de defunción por este tipo de afección. Sin embargo, en el 2015 ha aumentado los casos de personas entre 50 y 60 años que pierden la vida por cánceres de distintos tipos como el cáncer del pulmón, colon o próstata en caso de los hombres, y cáncer de mama y ovarios, en el caso de las mujeres. En el desarrollo de estas enfermedades influyen la obesidad, el tabaquismo y el exceso de colesterol, y los factores ambientales que dañan la atmósfera como los humos y gases. La tercera causa de defunción en 2015 es, tras haber padecido alguna intervención quirúrgica, que suponen hasta 92 fallecidos en tal solo un año, 65 muertes más que en 1968 por la misma causa, algo que sorprende en pleno siglo XXI.

Otra causa importante de defunción son las enfermedades que se desarrollan en el sistema nervioso. En 2015 hubo 34 fallecidos por afecciones como meningitis, alzhéimer o esclerosis múltiple, entre otras. En cambio, en 1968, una causa de fallecimiento era la cirrosis hepática, una enfermedad crónica que afecta al hígado, y que por ella murieron 11 personas.

Para combatir factores de riesgo cardiovasculares como la obesidad, el tabaquismo y el incremento de la presión arterial, hay que mantener hábitos de vida saludables a través de la una dieta equilibrada, actividad física, abandono del tabaco y reducción del estrés. En cuanto a planes para prevenir los tumores malignos, se están desarrollando en diferentes comunidades autónomas unos planes ontológicos en cuyas actuaciones destacan la automatización del sistema de información del cáncer, la implantación del programa sobre cáncer hereditario, un programa de detección precoz del cáncer de colón y la mejora de los recursos sanitarios en atención oncológica.

Además, la Unión Europea también recomienda programas de detección precoz para los posibles tumores de mama, para mujeres de entre los 50 y 69 años, y citologías a partir de los 20 años, para prevenir el cáncer de cuello de útero.

La quinta enfermedad que más muertes ha originado entre los eibarreses en el último año -15 en total- son las del sistema digestivo como la diabetes, la colitis, la enfermedad de Crohn o la dispepsia, entre otras. En el 68, no hubo ningún caso de este tipo, pero sí uno de tuberculosis, una de las enfermedades respiratorias más infecciosas que ha existido durante siglos y que, aunque se piense que está erradicada, no es así, puesto que el presidente de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ), Juan Luis Manzano, advirtió a la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 2011 que «en España la tasa de tuberculosis es relativamente alta (17 por 100.000 habitantes)» aunque no llega a desarrollarse por los nuevos tratamientos que acaban con ella».

Por lo tanto, dolencias como la fiebre tifoidea, el sarampión, la difteria, la viruela y la parálisis infantil -hace años eran las causas más frecuentes de defunción- han desaparecido gracias a los avances sanitarios, entre ellos, las vacunas que han erradicado, aunque no es su totalidad pero sí en su tasa de mortalidad, estas enfermedades.

Ante estas situaciones, la Organización Sanitaria Integrada (OSI) del Bajo Deba, dirigida desde el Hospital de Mendaro, va a proseguir con los planes de prevención en favor de la deshabituación del tabaco, contra la obesidad -incluso la infantil- y seguirá trabajando en la concienciación de la realización de un mayor ejercicio físico. Tras la recepción de un estudio de la Subdirección de Salud Pública, que exponía con altos índices de tabaquismo, enfermedades pulmonares obstructivas crónicas (EPOC), obesidad «por encima de la media de Gipuzkoa», expresaban desde el Hospital de Mendaro, con lo que se iba a seguir actuando en diferentes frentes ofreciendo formación y apoyo en el marco de la estrategia de Osakidetza de Euskadi libre de humo de tabaco.

Uno de los datos más impactantes es el crecimiento vegetativo, esto es, la diferencia entre la tasa de los nacidos y el número de defunciones. En Eibar, en 2015 hubo 234 nacimientos -130 niños y 104 niñas-, lo que significa que la tasa de natalidad es menor a la de mortalidad, por lo que la población disminuye y envejece más. También hay que considerar que la esperanza de vida media en el año 1968 ascendía a los 65 años, mucho menor que la actual. En 2010, la expectativa de vida media era de 78,66 años para hombres y 84,83 para mujeres.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos