«Una empresa industrial no busca solo un diseño, quiere que le llamen»

Sobre ruedas. Gorka Ariznabarreta, en la sede de Talka, dentro del vivero de empresas Eibargunea del polígono Azitain. / FÉLIX MORQUECHO
Sobre ruedas. Gorka Ariznabarreta, en la sede de Talka, dentro del vivero de empresas Eibargunea del polígono Azitain. / FÉLIX MORQUECHO

La firma de marketing digital Talka es la última en sumarse al vivero de empresas Eibargunea, en el polígono Azitain

FÉLIX MORQUECHO EIBAR.

«Dos ordenadores portátiles, conexión a internet y a trabajar». Así resume Gorka Ariznabarreta lo que necesitan algunos proyectos empresariales en sus inicios. Este eibarrés de nacimiento y debarra de adopción es el 50% de Talka, una firma de marketing digital orientada al sector industrial que entra a formar parte del vivero de empresas Eibargunea.

El polígono Azitain cuenta con siete oficinas que conforman Eibargunea, un proyecto que sustentan el Ayuntamiento, Sprilur y Debegesa de cara a ofrecer un apoyo al emprendizaje. Actualmente son cuatro los proyectos que desarrollan allí su trabajo.

A pesar de que la inversión inicial de una empresa de marketing digital no sea importante en lo económico, Talka no nace de la nada. Después de licenciarse en Empresariales y Marketing, Ariznabarreta vivió sus primeras experiencias laborales en Londres. «Tuve la ocasión de trabajar en varias 'startups', una aventura muy positiva. En una de ellas, cuando llegué éramos 30 personas y cuando me fui, 330» recuerda. Eso le llevó a plantearse iniciar un proyecto propio a su regreso a casa. Para ello se encontró con un compañero con un perfil similar pero más ligado al sector industrial.

Sin embargo, la historia de Talka nace de una experiencia fallida. Los mismos promotores habían puesto en marcha anteriormente Tripaloc, una plataforma destinada al sector turístico. «Era un proyecto interesante pero difícil de monetizar. Trabajando en él hacíamos marketing digital y vimos que ahí había un camino. De hecho, algunos de nuestros primeros clientes fueron firmas del sector turístico» recuerda. Sin embargo, la llamada de una agencia europea que les proponía un trabajo asociado les orientó al sector industrial. «Es lo que hay aquí y vemos que existe una demanda. Todo este proceso se ha dado de una forma natural» explica Ariznabarreta.

Más interés por la cercanía

Las estrategias de marketing digital llevan detrás toda una serie de términos en inglés que pueden crear desconfianza en según qué sectores. Sin embargo los responsables de Talka ven claros los objetivos. «Una empresa industrial no busca solo un diseño, quiere que le llamen». Hasta ahora han dirigido sus miras hacia las empresas del Alto y Bajo Deba, y han encontrado un valor añadido en la cercanía. «Saber que somos una firma ubicada en Eibar les despierta más atención que si viene alguien de una empresa de alguna capital. El trato es más cercano y eso lo valoran. Jugamos en casa, estamos con ellos y se vuelcan, nos estamos encontrando con gente muy proactiva» explica Ariznabarreta.

Sin embargo las acciones que desarrollan miran al mundo y también las empresas con las que trabajan. «Nos ha ocurrido ir a un taller y ver a un trabajador soldando, pero empiezas a hablar con él y sabe lo que quiere. Tienen claro que las empresas buscan suministros en internet, y hay que estar ahí» señalan. La experiencia de los primeros meses de trabajo les ha llevado a propuestas de todo tipo, como la canalización de la estrategia de marketing hacia un país concreto de Europa por ejemplo. Una ventaja es ser agencia certificada por Google. En pymes ven más necesario iniciar estos procesos. «Muchas veces no tienen capacidad para tener un departamento comercial y la web se convierte en su comercial». Sin embargo también han tenido contactos con empresas de mayor envergadura que tienen equipos de trabajo en este terreno pero que necesitan ideas nuevas desde el exterior.

Ilusión por crear empleo

A pesar de que ninguno de los integrantes de Talka llega aún a los 30 años de edad, la experiencia acumulada permite ofrecer servicios a un sector que tradicionalmente ha sido el motor de la comarca. También hay espacio para la ambición. En su experiencia británica Gorka Ariznabarreta se encontró con jefes jóvenes que le sirvieron como referencia a la hora de emprender. «Nos gustaría crecer, tenemos ilusión por crear empleo y ayudar a crecer a empresas de aquí» señala.

Después de que su anterior proyecto se ubicase en San Sebastián, los promotores de Talka decidieron llevar su empresa a Eibar. «Nos hemos encontrado con un contacto más cercano, más fácil, y al lado de casa. Venimos para quedarnos».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos