Los eibarreses se rebelan contra la encuesta del 'Eibar feo'

Los montes que rodean Eibar tienen una belleza única que no es valorada./PERIKO IRIONDO
Los montes que rodean Eibar tienen una belleza única que no es valorada. / PERIKO IRIONDO

Consideran que los encuestados conocen «poco o nada la ciudad»

ALBERTO ECHALUCEEIBAR.

Cartas, artículos de opinión o mensajes en las redes sociales son las reacciones de muchos eibarreses y de otros muchos ciudadanos que adoran nuestra ciudad, nuestra idiosincrasia y nuestra manera de ser, en contra de la publicación del Portal Excite de una encuesta en la que se recogían opiniones sobre las diez ciudades 'más feas' de España. Pero la publicación del ranking en el que Eibar quedaba en un quinto puesto, tres puestos más atrás que la misma publicación llevó a cabo en el 2010, ha generado una reacción de orgullo, amor y defensa de la ciudad.

Las opiniones son llamativas. Así, Alberto San Emeterio, expresaba que «Eibar es ese lugar en el mundo donde muchos solo ven cemento y fealdad. Un territorio independiente de cualquier otro que desde siempre ha marcado los puntos más estratégicos de la política y la vida social. Un lugar que no sólo proclamó la II República española antes que nadie sino que también fuimos creadores de las bicicletas más vanguardistas de la época. Desde el damasquinado hasta las pistolas, las planchas, cafeteras, grapadoras, utensilios de oficina y pequeños electrodomésticos han logrado que nuestra belleza se encuentre en el interior. Desde el exterior somos una población rodeada de paisajes universales que oxigenan nuestra ya de por sí estresante vida rutinaria, siendo la envidia de muchos y el engranaje de otros. Eibar, la ciudad con mayores accesos verticales del Estado, un conjunto de vecinos con la coherencia y la solidaridad por bandera hacen que este sea el lugar del que me siento muy orgulloso de pertenecer. Por estas y millones de razones más yo amo mi ciudad».

Por su parte, Iñaki Zuloaga afirmaba que «Eibar es constancia y trabajo; Eibar es pasado y orgullo; Eibar es pasión y bolero; Eibar es la ciudad que más quiero».

«Como en Eibar no se vive en ningún lado, y su aportación al mundo económico es única »

Muy molesto con la encuesta, José Aranberri señala que «desgraciadamente ha tenido en los medios mucho más eco en negativo que en positivo debió tener en su día y momento la consecución de nada más y nada menos que un récord Guinnes que ondeó el nombre de Eibar de la mano de la plataforma Akebai». Aranberri expresa que «Eibar no sólo es cemento, cuestas, escaleras mecánicas y 'agujero', pues aunque no tengamos ni 'marcos incomparables' ni 'Guggenheims', Eibar y sus gentes, para el que lo quiera ver, conocer y sentir, ofrece al visitante otros valores como pueden ser la gastronomía, la amistad y la solidaridad. ¿No creéis que estos valores, entre otros, son lo suficientemente importantes como para efectuar una valoración más real sobre la fealdad o belleza de una ciudad? Mi particular opinión y mi reflexión sobre este tema es que los opinantes, con todos mis respetos hacia ellos, poco o nada conocen de nuestra ejemplar ciudad».

Desde otra visión Santiago Entrena explicaba que «hay que asumir que así nos ven desde el exterior. ¿Podemos hacer algo para cambiar esa percepción o nos estamos viendo al ombligo un día sí y otro también? ¿Tanto ofrecemos al que nos visita ? ¿Tenemos tanta oferta cultural como tratamos de vender?».

Amaia Acha da su opinión particular. «De fea, nada. Aunque vivo en Fuenmayor soy de Eibar y me siento muy orgullosa del pueblo, además aunque no le guste a alguien hay muy buen ambiente en todos los sitios».

Desde otra perspectiva, J.A Orellana dice que «para mí Eibar ha mejorado en muchos aspectos en un par de décadas, antes lo veía más gris. Por otro lado su color gris tenía su causa en la envidiable industria. Hoy creo que las miras de urbanismo deberían ser dirigidas a un tráfico más fluido y mejor aparcamiento, también a algo más de cuidado con parques verdes. Por lo demás creo que la sana alegría de la forma de ser de este pueblo debería ser puntera si los que hacen estadísticas se pasan un fin de semana por aquí». Juan Baltar, por su parte, aclara que «nací en Galicia, pero llevo 40 años en Eibar y la aportación que ha hecho Eibar a la economía vasca y española en la generación de empresas no lo ha ha hecho nadie en Europa. Su aportación al mundo económico es única, pero nunca se le han reparado los daños causados, desde las instituciones superiores, con un apoyo integral a su rehabilitación urbana, como se ha hecho en la capitales». Finalmente, Irene Mugica Larreategui expresaba que «no creo que sea tan fea, pero si lo es tampoco me importa, porque mejor que aquí no se vive en ningún lado».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos