Los eibarreses podrán solicitar las pintadas que deben ser borradas

Los vecinos podrán solicitar al Ayuntamiento las pintadas de las calles que desean que queden eliminadas ./FOTOS MIKEL ASKASIBAR
Los vecinos podrán solicitar al Ayuntamiento las pintadas de las calles que desean que queden eliminadas . / FOTOS MIKEL ASKASIBAR

El Ayuntamiento ha iniciado una campaña de borrado para frenar el deterioro evidente de la estética del municipio

ALBERTO ECHALUCEEIBAR.

El Ayuntamiento de Eibar va a poner en marcha una campaña de retirada de grafitis y pintadas en los muros, mobiliario urbano y fachadas de los edificios de la ciudad. La iniciativa se va a llevar a cabo tras haberse constatado desde el Ayuntamiento que desde hace unos años están proliferando las pintadas, «un hecho que va en aumento, lo que ha derivado en un deterioro evidente en la estética del municipio», según palabras del concejal de Servicios, Pedro Escribano.

Para llevar adelante la retirada de las pintadas y grafitis en los elementos urbanos, el Ayuntamiento se pondrá en contacto con la ciudadanía mediante una notificación que se colocará en los portales de forma escalonada a fin de que, en el caso de que las fachadas de los edificios se vean afectadas por pintadas, los propios ciudadanos se dirijan al Ayuntamiento para solicitar su retirada. Estas actuaciones se encontrarán condicionadas al compromiso de la aceptación por parte de la comunidad de vecinos afectada a la retirada de la pintada mediante el repintado de la superficie con un color similar al existente.

Solicitud
El Ayuntamiento colocará en los portales una notificación de cuándo se abre el plazo de petición de retirada de las pintadas de cada zona. En cada notificación, que se comunicará de forma escalonada, se establecerá una fecha límite para registrar la petición.
Requisitos. Los documentos e información
fotografía de la zona afectada, dimensiones aproximadas de la misma, naturaleza de la fachada (ladrillo, caravista, SATE, fachada ventilada, fachada pintada, etc.), y color de la pintura de la misma, indicando, a ser posible, el número de RAL (código numérico que identifica el color).
Empleos
Para la realización de estos trabajos, se va a contratar a seis personas que trabajarán durante cuatro meses.

Para comunicar el interés de la retirada de dichas pintadas y grafitis, la comunidad de vecinos deberá solicitarlo en el Ayuntamiento (a través de la Oficina de Información a la Ciudadanía, Pegora), anexando a la solicitud los siguientes documentos e información: fotografía de la zona afectada, dimensiones aproximadas de la misma, naturaleza de la fachada (ladrillo, caravista, SATE, fachada ventilada, fachada pintada, etc.), y color de la pintura de la misma, indicando, a ser posible, el número de RAL (código numérico que identifica el color).

El plazo de presentación de solicitudes se hará constar en la notificación, ya que variará en función de cuándo se tenga previsto actuar en cada zona, por lo que todas aquellas solicitudes que no se cursen dentro de este plazo quedarán fuera de este programa de limpieza.

Paralelamente a esta campaña, el Ayuntamiento continúa con su labor de identificación, e imposición de sanciones en su caso, de las personas autoras de pintadas y grafitis en la ciudad. En los últimos meses, la Policía Municipal ha identificado a varias personas cuando realizaban pintadas, a dos ellos en el último mes. Para la realización de estos trabajos, se va a contratar a seis personas que trabajarán durante cuatro meses.

Desde el Ayuntamiento se han destinado grandes sumas de dinero para tratar de evitar la presencia de pintadas en las calles. Hace dos años se gastaron 40.000 euros para este cometido. En anteriores ejercicios se trató de alcanzar acuerdos con los propios grafiteros, pero ante los incumplimientos que se producían seguidamente se establecieron multas, ante la continua aparición de pintadas. Junto a ello, también se ha contratado maquinaría específica de lavado, pero poco tiempo después las pintadas volvían a hacer acto de presencia.

La comarca de Debarrena, a medio camino de Bilbao y Donostia, se convirtió, hace cinco años, en un centro internacional de producción de grafitis en trenes que después son expuestos en internet para conocimiento de otros autores. Euskotren, pese a interponer demandas judiciales con multas que oscilaban en los 13.000 euros no consiguió frenar a los autores de estas 'obras de arte' que dañan los trenes de la compañía. La sanción era solicitada en función del coste de reparación que conllevaba volver a preparar los coches para seguir circulando, a lo que se unen los días que había perdido la unidad con las consiguientes pérdidas de ingresos.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos