Los eibarreses decidirán cómo invertir 800.000 euros en mejoras de barrios

Los eibarreses podrán elegir los proyectos más convenientes a realizar en sus barrios.
/FÉLIX MORQUECHO
Los eibarreses podrán elegir los proyectos más convenientes a realizar en sus barrios. / FÉLIX MORQUECHO

Podrán votar sobre los proyectos más convenientes, después de haber pasado por un proceso de selección

ALBERTO ECHALUCE EIBAR.

El Ayuntamiento implantará presupuestos participativos en los diferentes barrios, con un tope de gasto total de 800.000 euros, con el objetivo que la ciudadanía se involucre en las decisiones que toma el gobierno municipal, participe y decida inversiones que se realizarán en sus respectivas zonas en 2018.

Es una de las principales novedades de los presupuestos del próximo ejercicio. No obstante, el Consistorio será quien decida el montante del presupuesto total a destinar para ejecutar proyectos de calado. De ahí, que a partir de ahora las propuestas de inversión podrán ser presentadas por la ciudadanía de los diferentes barrios, hasta un tope económico, y también por el ayuntamiento, «para seguir haciendo proyectos de ciudad», explicó la concejal socialista Ana Telleria.

Propuestas
Los vecinos podrán presentar planes y sugerencias de mejora de sus respectivos barrios, seleccionar por reuniones las mejores y después votar, para escoger las que ejecutará el Ayuntamiento.
Gasto por barrios
A cada zona le recaerá una cantidad diferente en función de la población. El barrio de Amaña recibirá 100.822 euros; la zona baja, 119.571 euros; la zona centro-baja, 106.695 euros; el centro, 134.114 euros; Urki, 103.461 euros; Ipurua, 102.055; Legarre, 76.071 euros; y los barrios rurales, 55.524 euros.

A través de este proceso, la ciudadanía eibarresa decidirá de forma directa cómo se invierten 800.000 euros de los presupuestos municipales de 2018. Una cantidad que será distribuida de forma equitativa entre los ocho núcleos poblacionales en los que se ha dividido el municipio: zona baja, zona centro-bajo, zona centro, Legarre, Ipurua, Urki, Amaña y barrios rurales.

La distribución de los 800.000 euros se realizará según el siguiente criterio: 50.000 euros fijos para cada núcleo, y los 400.000 restantes se distribuirán según la densidad poblacional de cada núcleo. Así, el barrio de Amaña percibirá 100.822 euros; la zona baja, 119.571 euros; la zona centro-baja, 106.695 euros; el centro, 134.114 euros; Urki, 103.461 euros; Ipurua, 102.055 euros; y Legarre, 76.071 euros; mientras que los barrios rurales, con menor población, recibirán 55.524 euros.

Telleria subrayó que «hacemos una apuesta seria, con un montante de 800.000 euros, esperando recibir iniciativas de mejora en cada zona. Esta iniciativa no implica que si en un barrio existe una propuesta mayoritaria de hacer frente a un ascensor no vamos a seguir llevándolo a cabo, sino que perfectamente podrán entrar en el presupuesto que baraje el Ayuntamiento». Telleria valoraba que «el carácter abierto del proceso hace que cualquier joven desde los 16 años a la gente mayor pueda participar».

El 'grupo motor'

En este proceso, podrá participar cualquier persona que, a 1 de noviembre de 2017, tenga 16 años o más y esté empadronada en Eibar. La participación se limitará al núcleo en el que la persona esté empadronada, no pudiendo participar en el proceso correspondiente a otros núcleos del municipio. Se podrá participar presentando propuestas y votando las propuestas seleccionadas de forma presencial. En la fase de presentación de propuestas la participación deberá realizarse en los buzones que se ubicarán en cada zona. Después, en la fase de selección de propuestas se realizará en reuniones que se celebrarán en cada uno de los núcleos. Y finalmente, en la fase de votación, la participación se efectuará mediante urnas dispuestas en Pegora, la Oficina de Servicio a la Ciudadanía.

El liderazgo del proceso tendrá tres partes. Por una parte, el político, que corresponderá a Alcaldía y a la Concejalía de Hacienda. En segundo lugar, el denominado 'grupo motor', del que formarán parte, como miembros natos, los miembros de la Junta de Portavoces y la concejal de Hacienda. Cualquiera de los miembros del grupo podrá proponer la incorporación al mismo de personas significadas del municipio o su entramado asociativo. Este 'grupo motor' tiene como función ir analizando el desarrollo del proceso y tomar las decisiones oportunas relativas a la metodología. Y el tercero un equipo de valoración técnica, que se encargará de valorar jurídica, técnica y económicamente las propuestas realizadas por la ciudadanía para determinar su viabilidad. Este equipo estará liderado por el alcalde y formarán parte del mismo las personas responsables de las áreas encargadas, en su caso, de ejecutar las propuestas, además de la secretaria municipal y el interventor.

En la fase de inicio se constituirá el 'grupo motor' y se definirá el calendario, se preparará la infraestructura técnica necesaria y se difundirá el proceso entre la ciudadanía. La siguiente fase será la de presentación de propuestas, que se llevará a cabo en los buzones colocados en cada núcleo. Para ello, se creará un formulario que estará disponible en la web municipal y en Pegora (al depositar las propuestas será necesario adjuntar fotocopia del DNI para verificar que la persona proponente se encuentra empadronada en el núcleo al que se refiere la propuesta).

Cada persona podrá presentar cuantas propuestas estime oportunas, y éstas serán incorporadas a la web municipal para su conocimiento por parte de toda la ciudadanía. Serán retiradas aquellas propuestas que no sean competencia municipal, que no correspondan a la zona en la que está empadronada la persona que realiza la propuesta, o que excedan los límites de la zona por ser un proyecto de ciudad.

La siguiente fase será la de selección de propuestas. Para ello, se organizarán reuniones participativas en cada núcleo, donde se revisarán las propuestas y se priorizarán las mismas. En función del número de propuestas presentadas y de las prioridades establecidas en dichas reuniones, el 'grupo motor' determinará el número de propuestas que pasan a la fase de valoración técnica, teniendo como referencia orientativa el número de diez propuestas. De ahí se pasará a la fase de valoración técnica de las propuestas seleccionadas, de la que se encargará el Equipo de Valoración Técnica del Ayuntamiento, que valorará la viabilidad de las propuestas desde los puntos de vista jurídico, técnico y económico.

El resultado de esta valoración se hará público. En la siguiente fase, la ciudadanía votará las propuestas, aquellas que se ha decidido que son más viables, para decidir cuáles se incorporan al presupuesto municipal de 2018.

Más

Fotos

Vídeos