Eibar se ofrece para acoger a refugiados del 'Aquarius'

Uno de los pisos municipales que se utilizan como primera acogida a los refugiados./FÉLIX MORQUECHO
Uno de los pisos municipales que se utilizan como primera acogida a los refugiados. / FÉLIX MORQUECHO

Cerca de 50 personas de diferentes nacionalidades permanecen acogidas en pisos municipales tras el acuerdo con Cruz Roja

Alberto Echaluce
ALBERTO ECHALUCEEIBAR.

El Ayuntamiento de Eibar se ha ofrecido para acoger refugiados del barco 'Aquarius' que tiene previsto atacar en Valencia tras estar varado desde el sábado pasado a 30 millas de Malta. Alcaldía se ha dirigido al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, al lehendakari, Iñigo Urkullu, y a la FEMP (Federación Española de Municipios y Provincias) para expresarles la voluntad de que Eibar sea ciudad de acogida de estas personas. En palabras del alcalde, Miguel de los Toyos, «Eibar siempre ha sido una ciudad solidaria y, en situaciones como éstas, tenemos que dar un paso adelante».

De esta manera, reafirmándose en la actitud adoptada en la crisis humanitaria de Siria, el Ayuntamiento de Eibar se ha ofrecido a acoger algunas de las personas refugiadas del barco 'Aquarius', ofrecimiento que ha extendido al Gobierno de España, al Gobierno Vasco y a la FEMP. El Ayuntamiento quiere sumarse así a la decisión adoptada por Madrid, y desea ayudar a esas personas que quieren comenzar una nueva vida en Europa.

Acogida de refugiados

Convenio
El Ayuntamiento quiere acoger a nuevos refugiados, que son atendidos en base a una serie de acuerdos firmados con la Cruz Roja.
Pisos
El Ayuntamiento cede a la Cruz Roja una serie de pisos municipales para que sirvan de primer alojamiento. Cerca de 50 refugiados de diferentes países están alojados en estos pisos.
Proceso
Tras un periodo de acogida, los refugiados siguen un periodo formativo para lograr su integración laboral y social en nuestro ámbito.

De los Toyos subraya que «Eibar siempre ha sido una ciudad solidaria, y es en situaciones como ésta cuando se demuestra la solidaridad; es cuando tenemos que ser solidarios, aunque parezca una cuestión que nos resulta lejana». Además, en opinión del alcalde, «también es una cuestión de responsabilidad moral, no podemos mirar hacia otro lado sabiendo que la vida de cientos de personas, entre ellas muchos niños, están a la deriva y en peligro».

El Ayuntamiento de Eibar y el de Palma de Mallorca se ofrecieron, en el 2015, como las primeras ciudades de acogida ante la crisis que se vivió en Europa por la llegada de refugiados que huían de la guerra o de la miseria. La localidad armera fue la primera vasca que tomó la iniciativa en este sentido después de la propuesta que hizo Barcelona de crear una red de ciudades de acogida.

Convenio con Cruz Roja

Un año después, Eibar acogió a una docena de personas refugiadas, cifra que después se vio ampliada a dieciocho, si bien un núcleo familiar de seis personas decidió marcharse de la ciudad armera y trasladarse a otra.

Todo ello es posible gracias a un convenio suscrito entre el consistorio y Cruz Roja Eibar-Ermua, a través del cual el Ayuntamiento cedía una serie de viviendas de propiedad municipal, para acogida de refugiados. A partir de aquí se fueron preparando más pisos en la ciudad y en estos momentos cerca de 50 personas de diferentes nacionalidades permanecen acogidas en pisos municipales, según un informe que la Cruz Roja remitió al Ayuntamiento, el pasado mes de marzo.

El proceso de acogida consiste en un periodo de estancia inicial en estas viviendas y después se les deriva a una serie servicios sociales de apoyo, para lograr su integración social y laboral.

En base a dicho convenio, el Ayuntamiento se compromete a la puesta a disposición de la Cruz Roja del uso temporal de una serie de viviendas.

El plazo de puesta a disposición para cada una de las viviendas era de dos años y estará vinculado al desarrollo del programa de acompañamiento, si bien en el propio convenio se establece la posibilidad de su prórroga por periodos anuales hasta un máximo de cuatro años.

Según el convenio, al Ayuntamiento le corresponde hacerse cargo del seguro a todo riesgo de las viviendas, así como de las obras necesarias para mantener los pisos en estado de servir para su uso, las derramas de la comunidad de propietarios y demás reparaciones, así como el IBI y los gastos de comunidad.

Junto a ello, el Ayuntamiento ha destinado 2.000 euros en concepto de ayuda de emergencia, canalizada a través de Acnur, Agencia de la ONU para los Refugiados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos