EAJ-PNV pone en marcha Orain Eibar para recibir propuestas de los barrios

A.E. EIBAR.

EAJ-PNV han puesto en marcha Orain Eibar con el fin de recibir propuestas ciudadanas de los barrios del municipio. Tras su pistoletazo de salida esta semana, buscan recabar aportaciones ciudadanas para revisar el diagnóstico de ciudad. «Orain Eibar es un proceso de mirar a la ciudad, de ponernos frente al espejo y de preguntarnos si somos lo que queremos ser o queremos evolucionar a algo mejor», explicó el portavos de este grupo, Josu Mendicute.

La primera acción de Orain Eibar consiste en la visita a diferentes barrios, donde cualquier persona interesada puede participar con sus visión de la ciudad. «Queremos que la ciudadanía nos diga si creen que Eibar está limpia o sucia, si es segura o si en ocasiones hay zonas en las que da miedo andar sola, si es una ciudad que ofrece oportunidades laborales para nuestros jóvenes o si padece un problema económico, si nos conformamos o aspiramos a tener más aparcamientos y zonas verdes. Queremos hacer un ejercicio de tomar el pulso a la ciudad y comprobar si nuestra acción política responde a las preocupaciones de la ciudadanía». Las visitas se han realizado en Amaña y Legarre, Urki e Ipurua, Ego-Gain, Saratsuegi y Urkizu.

«Parálisis aguda»

Según muestra el grupo jeltzale, «el PNV de Eibar da por perdida toda esperanza de «enderezar el rumbo del gobierno municipal y propiciar así un clima de reflexión estratégica» en el Ayuntamiento armero. Así lo han dado a conocer los responsables del PNV en Eibar, que han anunciado la «apertura de un nuevo tiempo» frente a la crisis de gobierno que sufre el Ayuntamiento. A juicio de los jeltzales eibarreses, el gobierno municipal «padece una parálisis aguda de difícil solución», y tildan de «convulsiones en forma de propaganda» los próximos movimientos del gobierno municipal.

«Ahora tratarán de generar noticias, pero no van a aportar nada a la ciudad», advierten, ya que creen que el PSE-EE «ha cerrado todas las puertas» a las reflexiones estratégicas. Su negativa a revisar las tasas ha sido ya «el último portazo que quedaba por dar».

Fotos

Vídeos