El dinero se queda pegado dentro del cajero automático

Otro de los robos que nunca había aparecido es el que se produjo hace escasos días en los cajeros de las entidades bancarias por la vía del timo del lazo libanés. Este caso ha ocurrido, en un cajero de Kutxa, en Eibar, según ha podido saber este periódico. Se trata de una estafa que está proliferando y que ha llevado a las entidades policiales a emitir comunicados advirtiendo a la población. El truco que usan los delincuentes para quedarse con el dinero de la persona que va a sacar consiste en adherir una barra con pegamento a la ranura de extracción de billetes de los cajeros. Tal como detallan a este periódico desde una entidad bancaria «lo que los estafadores colocan es una chapa semicircular dentro de la bocana del dinero, que frena la entrega de los billetes, haciendo creer al cliente que el cajero está averiado o que ha habido algún error de tipo informático, por lo que, generalmente, abandona la sucursal convencido de que, simplemente, no se le ha entregado el dinero, cuando, en realidad, lo que ocurre es que, unos minutos más tarde, los ladrones acuden al cajero, retirando esa chapa, para llevarse los euros. Por este motivo, se viene solicitando que se extremen las precauciones al utilizar estos puntos de retirada de dinero y, sobre todo, comunicarlo a la policía si detectan un dispositivo de esta naturaleza. Hasta ahora, el método era colocar el dispositivo en la bocana de la tarjeta, pero el delincuente obtiene físicamente la tarjeta de crédito, pero carecía del PIN, con lo que se tenía que ver con la víctima. Desde una entidad bancaria de Eibar indicaban que «ese tipo de acciones en ranura sólo se realizar sobre cajeros antiguos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos