El declive del mercadillo

Otro de los damnificados por las vacaciones es el mercadillo que se celebra cada miércoles en Txantxa Zelai. Como en todos los pueblos de Debabarrena, el mercadillo «ha bajado mucho y ya no es lo que era», comenta uno de los vendedores que prefiere no dar su nombre. Al igual que en el caso de Plaza de Mercado, la situación es complicada. Señalan que en agosto del pasado año «la cosa no era tan caótica. Hubo algo más que este año y recuerdo que el mercadillo estaba mucho más animado», señala. Aunque en el resto del año la cosa para estos comerciantes tampoco es para «echar cohetes, el mes de agosto y, este año, los meses de junio y julio, han estado muy flojitos», asegura. La esperanza para el mes de septiembre nunca la pierden aunque están convencidos de que «la primera quincena de septiembre será parecida a la última de agosto». Puede ser que a partir de la segunda quincena la situación mejore, «pero de aquí hasta el 15 de septiembre te digo yo que es criminal venir a trabajar».

Ya entrando en el mes de octubre, puede que «las señoras se animen a comprar algo para ellas mismas o para sus hijos ya que comienza el colegio, pero aún así durante el año la cosa sigue estando suave», afirma.

Uno de los comerciantes asegura con risa nerviosa que «tenemos que seguir pagando los impuestos, por lo que no nos queda otra que venir aquí a mirar y a sufrir». Aunque esto varía en cada dependiente porque no todos están en la misma situación. Este mismo comerciante afirma que en agosto, «mucha gente ha preferido no venir porque te pones a hacer cuentas y te sale mejor no acudir hasta aquí porque apenas se vende. En este mes perdemos toda la mañana, y a eso le añadimos la gasolina que gastamos para llegar hasta Eibar y el desayuno de media mañana». Por este motivo algunos vendedores han preferido quedarse en casa «para organizar la mercancía de invierno». Otros han optado por irse de vacaciones diez o quince días para desconectar del trabajo, «y los que no podemos irnos intentamos vender algo en estos días, pero es complicado», concluyen.

Fotos

Vídeos