El contenedor gris con chip llegará a Eibar a finales de este año

El contenedor marrón para basura orgánica en una calle de Eibar, donde instalarán el gris.
El contenedor marrón para basura orgánica en una calle de Eibar, donde instalarán el gris. / F. MORQUECHO

Se deberán depositar los residuos que no son aprovechados como cuchillas de afeitar, vendas o rotuladores

AINHOA GARCÍA MALLOEIBAR.

A finales de este 2017, el contenedor gris que acogerá aquellos residuos que no son reciclables ni reutilizables, llegará a las calles de Eibar. Estos nuevos contenedores dispondrán de un sistema de apertura mediante tarjeta y un chip que controlará el uso y el nivel de participación.

En este contenedor se deberán depositar los residuos que no son aprovechados y son, en su gran mayoría, aquellos que tienen que ver con la higiene personal, como por ejemplo pañales, compresas, tampones, cuchillas de afeitar y depilar, tiritas, vendas y paños de cosmética. También se deberán dejar los excrementos de animales, colillas y restos de ceniceros, residuos de la aspirado, bolígrafos rotuladores, o material cerámico como platos o vasos. «El contenedor gris, que se instalará en Eibar, Elgoibar, Soraluze y Ermua, no vendrá a sustituir al verde», señalan desde la Mancomunidad de Debabarrena.

Estos contenedores se colocaron por primera vez en Deba y Mutriku a finales del pasado año con la colaboración de la Diputación, que subvencionó a la Mancomunidad 72.228 euros para la compra de los contenedores y la campaña de información necesaria. La inversión total fue de 136.342 euros. Gracias a ello y a la implantación simultánea del contenedor marrón de biorresiduo, ambas localidades han experimentado una mejora muy importante en la recogida selectiva, que ha pasado de porcentajes en torno al 30 por ciento en 2016 a superar con claridad el 50 por ciento y con una tendencia a situarse en el 60 por ciento.

Debabarrena aspira a alcanzar el 60% de tasa de reciclaje en la comarca El contenedor gris «no sustituirá al verde», señalan desde la Mancomunidad

Este efecto es el que se pretende conseguir con su extensión al resto de los municipios. «Queremos superar el porcentaje del 50 por ciento que pide Europa. Nos planteamos alcanzar el 60 por ciento, pero necesitamos el compromiso de la ciudadanía», señaló el presidente de la Mancomunidad, Arcadio Benítez, en compañía de los responsables de los ayuntamientos de Deba y Mutriku, Cristóbal del Corte y Jon Gambra, que apostaron por seguir respaldando los sistemas de recogida y las políticas que insisten en la concienciación y participación de la ciudadanía. En este sentido, la Mancomunidad tiene previsto realizar una importante campaña para informar y sensibilizar.

Campaña de sensibilización

Para ello ha editado una guía para un uso correcto de los contenedores y para potenciar la recogida selectiva y mejorar los resultados del reciclaje. Esta guía trata de sensibilizar a la ciudadanía y solucionar las dudas a la hora de separar las distintas fracciones de residuos. La guía, de la que se imprimirán 34.000 ejemplares, será buzoneada en todos los domicilios de Debabarrena. Asimismo, la información estará disponible en la web de la Mancomunidad y en su app para teléfonos móviles.

El contenido de la publicación incluye una descripción de las diferentes tipologías de contenedores y los residuos que pueden depositarse en cada uno de ellos. Asimismo, se realiza un repaso detallado de cada una de las fracciones de residuos (biorresiduos, papel y cartón, vidrio, envases ligeros, ropa, aceite doméstico, pilas y rechazo), indicando dónde deben ser depositados y advirtiendo sobre los errores o confusiones más frecuentes. También se incluye una referencia a los garbigunes y el servicio prestado, así como las pautas a seguir con los residuos voluminosos.

Para dar este fuerte impulso al reciclaje la Mancomunidad tiene previsto invertir 800.000 euros en la extensión para finales de este año, a todo el ámbito de Debabarrena, del contenedor gris para residuos no reciclables, que eliminará de las calles los del color verde. El objetivo es evitar que residuos reciclables acaben mezclados con la fracción resto y mejorar así las tasas de reciclaje.

Más

Fotos

Vídeos