«No conocen los montes que nos rodean»

Eibar cuenta con lugares muy atractivos, de especial belleza, que muchas veces no valoramos, ni los propios eibarreses. El hecho de estar nuestro término municipal rodeado de montes hace, sin duda, que algunos puntos cuenten con gran singularidad. Son rincones que por la frecuencia de paso pasan desapercibidos, en los que sólo fijamos nuestra atención cuando nos enseñan una fotografía o un calendario de la belleza del lugar.

Esto es lo que pasó con la exposición y posterior proyección de un audiovisual producido por el montañero, fotógrafo y miembro de las sección de Montaña del Club Deportivo Eibar, Periko Iriondo, muy aficionado a los viajes y a la fotografía. En su obra se han podido ver parajes de una naturaleza desbordante, todos ellos dentro de Eibar. Zonas como la caseta que se encuentra en la presa de Aixola, con la luz del reflejo del agua. La diferente tonalidad de las hojas del monte Eguerbitza, los animales pastando por los montes de Akondia, el agua que baja con toda su fuerza por los manantiales de Unbe a Ubitxa, la cueva de Urko, troncos de hayas circulares en Arrate que crean la forma de una puerta... «Muchas veces no valoramos la belleza de lo que tenemos, ni se conocen los montes que nos rodean. Sólo los de fuera indican lo bueno que tenemos alrededor. Alguna vez he quedado con personas que recorren el casco urbano de Eibar y dicen 'qué feo es' y cuando suben a Akondia, uno de los puntos con unas vistas increíbles, de inmediato, cambian de opinión», señala, Iriondo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos