Una celebración muy musical en Arrate

El Santuario de Arrate fue el lugar donde se fraguó la asociación hace 90 años y los txistularis volvieron a reunirse ayer en un lugar emblemático. / FÉLIX MORQUECHO

La asociación de txistularis se reúne en el Santuario con motivo del 90 aniversario de su fundación

FÉLIX MORQUECHO

Con la mirada puesta en el centenario, los integrantes de la asociación de txistularis se han reunido este sábado en Eibar para conmemorar los 90 años que se cumplen desde que sus antecesores crearan el colectivo el 20 de septiembre de 1927. Ha sido una jornada de encuentro y de fiesta que ha arrancado en el centro de la ciudad y que se ha desplazado después hasta Arrate.

La primera cita tras la diana ha tenido lugar en el Teatro Coliseo donde se ha celebrado una asamblea extraordinaria en la que se ha acordado delimitar el nombre de la asociación a ‘Euskal Herriko Txistulari Elkartea’. Después, instrumentos y músicos han montado en coches y autobús para llegar a Arrate. La Virgen de Arrate es su Patrona pero no les ha ofrecido precisamente un día soleado. No ha habido pegas y tras la misa los soportales del Santuario han acogido la ‘esku-dantza’ en la que los músicos han demostrado que saben defenderse también con los pies.

A continuación, el director de la Banda de Txistularis de San Sebastián Jose Ignazio Ansorena ha reclamado ante el altar uno de esos milagros de los que son capaces los txistularis, «vamos a tocar sin ensayar», ha avisado. Músicos de distintas generaciones han tocado juntos en una reedición de aquel primer concierto conjunto de 1927. En torno a un centenar de txistularis han sido los que han participado en la celebración que se ha completado con una comida de hermandad en el restaurante Kantabria.

Fotos

Vídeos