La celebración de cuatro décadas como ceramista

A Esther Galarza se le enciende el brillo en los ojos al recordar que el pasado mes de noviembre se cumplían 40 años desde que comenzó a trabajar con la cerámica. «Llegué de una manera accidental. Nos enteramos de que en Deba estaba la Fundación Ostolaza, Marino Plaza ya se había iniciado con esta modalidad y poco a poco empezamos a enredar» recuerda. Así comenzó su experiencia con la cerámica, una práctica que en 1983 le llevó a ser profesora en la naciente Escuela municipal de Cerámica. Su inquietud le llevó a desarrollar diferentes técnicas en compañía del alumnado de todas las edades que acude a las instalaciones situadas en la casa de cultura Portalea.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos