El bidegorri entre Elgoibar y Barrena tendrá cinco pasarelas y un coste de 5,1 millones

En el fotomontaje, el bidegorri transcurre por debajo de la autopista y entre el río y la vía del tren.
/
En el fotomontaje, el bidegorri transcurre por debajo de la autopista y entre el río y la vía del tren.

Las obras, que son «muy complejas», comenzarán este año y se finalizarán para diciembre de 2019

ALBERTO ECHALUCE EIBAR.

El primer bidegorri que se ejecutará en Eibar será una realidad para finales del 2019, después de construirse un total de cinco pasarelas paralelas al río y la vía del tren, mientras que en algunos tramos transcurrirá por debajo de la autopista.

Las obras salen a licitación en los próximos meses, después de haber finalizado el departamento de Movilidad de la Diputación Foral de Gipuzkoa la redacción del proyecto. En principio, para finales de este año se iniciarán los costosos trabajos, que cuentan con un presupuesto de 5,1 millones de euros, por la necesidad de hacer frente a dichas pasarelas, dos de ellas con más de 80 metros de longitud, y otra con un 6% de pendiente, que se construirán para salvar laorografía y las infraestructuras existentes.

Plazos
Tras su redacción sale a licitación para el inicio de las obras a finales del 2018. Para diciembre del 2019 estará finalizado.
Dimensiones
Dos kilómetros. Se construirán 5 pasarelas, una de ellas con el seis por ciento de pendiente
Presupuesto
5,1 millones de euros, que serán aportados por Diputación.

El carril ciclista y peatonal partirá de Elgoibar, justo desde el punto de finalización del tramo, para después atravesar el río por una pasarela paralela al puente del tren en Maltzaga. El carril bici irá encajonado por debajo incluso de los puentes y vigas de la autopistas. Por ello, se opta por pasarelas que transcurrirán desde la estación de Maltzaga, junto a la vía del tren, para continuar por debajo de la autopista AP-8 y volver a la N-634, frente a la empresa Agme, para seguir por Apalategi y la rotonda de Azitain, desembocando en las proximidades de Lidl, en la calle Barrena.

Tres metros de ancho

La diputada foral de Movilidad, Marisol Garmendia y el alcalde, Miguel de los Toyos, presentaron el proyecto a los medios de comunicación y al grupo ciudadano de la Escuela de la Experiencia, que en el año 2014 recogió firmas para posibilitar la ejecución de este proyecto. Este colectivo recogió 10.000 firmas que demostraban la existencia de «una reivindicación histórica, que por parecer una barbaridad por su coste, era una necesidad incuestionable», expresó el alcalde. Junto a las bases del proyecto se dio a conocer un vídeo que muestra los diferentes tramos por los que transcurre el carril de coexistencia entre ciclistas y peatones, con un ancho de tres metros, «un espacio más que suficiente para que bicicletas y peatones lo utilicen de manera cómoda», dijo Garmendia.

En esta dirección, De los Toyos agradeció a la diputada de Movilidad «el gran el trabajo que ha realizado en la puesta en marcha de este proyecto, que en esta legislatura, por fin, ha recibido el definitivo apoyo de Garmendia para hacerlo realidad. Se ha tomado como una de las prioridades del departamento». De los Toyos afirmó que «con la construcción de este bidegorri cumplimos la expectativa que, desde hace muchos años, tiene la ciudad y que ha formado parte de la agenda política foral durante mucho tiempo». En este sentido, Garmendia expresó que «Eibar siempre ha estado vinculada a la industria armera y también a las bicicletas, pero nunca había llegado a contar con un bidegorri. Sin embargo, con la construcción de este proyecto conseguimos satisfacer un déficit histórico, un anhelo de toda la ciudadanía de Eibar y de toda la comarca de Debabarrena de contar con una infraestructura de movilidad sostenible y saludable que potenciará de manera decidida la utilización de la bicicleta».

«Comarca peor dotada»

En este sentido, Garmendia expuso que la Diputación de Gipuzkoa potencia la bicicleta como medio de transporte cotidiano, contando con una red de 200 kilómetros de bidegorri, siendo un referente único en el Estado». Frente a su alto coste, Garmendia expresó que «es una apuesta estratégica, una vez que esta comarca de Debarrena es una de las peor dotadas de bidegorris». Finalmente, el alcalde se mostró favorable a seguir ampliando el bidegorri con la construcción de tramos urbanos a lo largo del paseo Legarre-Amaña y desde Estaziño hasta Azitain, así como con la construcción del parque fluvial, entre la Uni y Ermua. Por su parte, Garmendia destacó que «el nuevo bidegorri completa la unión ciclista y peatonal que viene de Elgoibar, que hasta la fecha tristemente finalizaba en un banco y que requería su continuidad».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos