El Ayuntamiento ajusta las cuentas económicas al no ejecutarse Errebal

Dragados abandonará los trabajos, tras rescindir el Ayuntamiento el contrato de obra./FÉLIX MORQUECHO
Dragados abandonará los trabajos, tras rescindir el Ayuntamiento el contrato de obra. / FÉLIX MORQUECHO

El borrador presupuestario había destinado 1,8 millones de euros en 2018 Se contempla destinar una partida de 300.000 o 400.000 euros para el reinicio de los trabajos a finales del próximo año

ALBERTO ECHALUCEEIBAR.

El borrador del presupuesto municipal del 2018 ha tenido que ajustar sus cuentas en 1,8 millones de euros una vez que no está prevista la ejecución de los trabajos de Errebal tras rescindir el Ayuntamiento el contrato de obra con Dragados «por haber incumplido los plazos de realización marcados». No obstante, tras los necesarios ajustes, el Ayuntamiento contempla destinar entre 300.000 y 400.000 euros para afrontar la reanudación de los trabajos con otra contrata a finales del próximo ejercicio.

En principio, la firma Dragados tiene de plazo hasta la próxima semana para presentar alegaciones. En el caso de no presentarlas se abrirá el proceso de contratación de una nueva empresa. Y si se diera el caso de que Dragados presentase alegaciones sería un órgano consultivo del Gobierno Vasco el que dictaminará sobre la rescisión «con lo que nos iríamos a febrero de 2018, momento en el que el contrato quedaría resuelto», según indicaron fuentes municipales.

A partir de aquí, se podrá aprobar el proyecto modificado de los trabajos que quedan pendientes de ejecutar, para después sacar a licitación la obra y proceder a la adjudicación. De hecho, el servicio técnico del Ayuntamiento afronta la realización del proyecto modificado de las tareas que faltan para finalizar la obra. El alcalde, Miguel de los Toyos, considera que «hasta finales de año no se podrán reiniciar las obras, con lo se prevé destinar una cantidad de 300.000 a 400.000 euros en el presupuesto del 2018». Junto a ello, el Ayuntamiento ha comunicado a Kutxabank que trata de hacerse con la fianza depositada por la empresa, de 220.000 euros, al tiempo que piensa exigir a Dragados daños y perjuicios «por haber incumplido los plazos y desistido de su ejecución».

En este momento, se considera que «se lleva ejecutado un tercio de los trabajos, en base a que en la última certificación de obra se llevaban abonados dos millones de euros de los 4,9 que se habían adjudicado». Entre las conversaciones que el Ayuntamiento había girado con Dragados ya se presagiaba este final «desde el momento que nos decían que llevaban perdidos 1,2 millones de euros, y que si seguían con la obra perderían más de dos millones».

Por otro lado, desde las filas del Partido Popular se ha remitido una serie de preguntas al equipo de gobierno socialista, en las que se pide conocer la situación del proyecto paralizado «así como el plazo de finalización de Errebal, las condiciones de licitación y adjudicación publicadas y por último si es posible o no, acceder a una copia de éste proyecto, porque no hemos sido capaces de localizar ésta información en la web de transparencia, de la que tanto alardea éste gobierno», decía su portavoz, Javier Núñez.

Núñez confía en que «el alcalde no tenga inconveniente en responder a éstas preguntas e informarnos de la situación real que atraviesa Errebal y cuál es el futuro de esta obra, porque la transparencia y la claridad son asuntos muy importantes», expresó Nuñez.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos