Un audiovisual para no perder la esencia

Documental. La presentación de 'Eibar Futbolaren Tallarra' hizo que se llenase el salón de actos de Armeria Eskola./FÉLIX MORQUECHO
Documental. La presentación de 'Eibar Futbolaren Tallarra' hizo que se llenase el salón de actos de Armeria Eskola. / FÉLIX MORQUECHO

La historia y evolución del Eibar-Taller son imprescindibles para entender la trayectoria de la SD Eibar en su llegada a Primera

ALBERTO ECHALUCEEIBAR.

La presentación del documental 'Eibar Futbolaren Tallarra', realizado por ETB, generó una expetación evidente entre afición y ciudadanía eibarresa, hasta el punto de que se llenó el salón de actos de Armeria Eskola, con sus 300 sillas, para ver el trabajo realizado por Oier Plaza y Joseba Urkiola.

El audiovisual muestra variados aspectos del origen histórico de la ciudad, donde el trabajo en equipo junto con una serie de valores que siempre han caracterizado a la ciudadanía a lo largo de los años han hecho posible que «Eibar sea ciudad pionera» en muchos aspectos económicos, sociales y políticos, así como en lo deportivo, en el que la SD Eibar juega un papel protagonista al llevar cuatro temporadas seguidas en Primera División, cuando se mueve en un radio de población de 27.000 habitantes censados.

En este sentido, la propia presidenta, Amaia Gorostiza, expresaba que «nos han enseñado a valorar las cosas, y a no perder y tener presentes nuestras referencias. Mi madre comenzó a trabajar con un buzo y después compró una empresa en quiebra, y así fue creciendo y nosotros, los hijos, después nos hemos ocupado de ello».

«No debemos olvidar nunca de dónde venimos. Tenemos un prototipo hecho y los que vengan podrán aprender de los aciertos y errores que se han cometido», dijo la mandataria azulgrana.

Una conjunción de valores

La variedad de piezas que se trabajan y fabrican en Eibar, la identidad, los valores y el esfuerzo del trabajo se trasponen en la trayectoria del club, que irrumpe en Primera y se mantiene, ante la sopresa de todos.

De esta forma, también toma parte en el trabajo, de una hora de duración, el catedrático de Derecho Internacional de la UPV y exjugador, Juanjo Álvarez, quien animó a «ser siempre uno más, porque en equipos como el Eibar la clave es que siempre tiene que haber muchos con el buzo azul puesto. El que quiera destacar individualmente en Eibar nunca lo logrará. El vestuario te iguala como persona», subrayó Álvarez.

También intervino el diseñador Roberto Etxebarri, que además de mostrar su trayectoria, expresó que «cierta vez tuve la posibilidad de organizar un desfile en Nueva York, en el mismo lugar en el que horas más tarde Calvin Klein montaba otro. Esto me producía la misma sensación que el Eibar cuando es capaz de jugar contra el Real Madrid».

En una parte del trabajo, Manix Mandiola dialoga con el expresidente Juan Luis Mardaras, señalando el primero que «actualmente se lleva la misma dinámica que en nuestra época», aunque también avisó que «algún día se bajará, tal como lo hicieron Valencia o Atlético de Madrid».

El documental es un recordatorio de un sinfín de anécdotas, como las que transcurrían en el autobús, -contada por Álvarez-, en el que era habitual que el cancerbero Garmendia se encargara de llevar el 'hamarretako' al resto del equipo, o los momentos que el profesor se dedicaba en la última fila del bus a estudiar.

«La gente venía motivada y sin quitarse el mono de trabajo. Y si salíamos derrotados teníamos la conciencia tranquila de haberlo dado todo. En el Eibar existía un orgullo colectivo por encima del individual. El nivel de exigencia te hacía integrarte totalmente», decía Álvarez.

Karmen Gurrutxaga, jubilada de Alfa, por su parate, abordó del pasado industrial. Habló de la evolución de esta firma, el ambiente que se vivía en Eibar, los bailes en Unzaga en el que los alfistas recordaban a las chicas que pedían baile su condición de trabajadores de la empresa...

Igualmente, trabajadores de Orbea daban cuenta de las posibilidades que había abierto el cooperativismo que permite que «nos sintamos importantes porque sientes que participas de las decisiones. Nuestros padres montaron la cooperativa y se sentían orgullosos de que tras su jubilación pasáramos nosotros a trabajar en Orbea».

Mateo Gilabert mostraba artículos y comentarios que realizaba tras los encuentros mezclados con los tonos de sus gustos musicales, y Michael Robinson contaba su primera experiencia en Ipurua, y hablaba sobre la grandeza del transcurrir de los equipos pequeño, en la liga española o en la Premier inglesa, «pero siempre el que pierde en el deporte es el que quiere ganar a toda costa», decía Robinson.

El colaborador del Museo de Armas, José Luis Valenciaga, realizó un recorrido histórico sobre los modelos de pistolas y la evolución del sector mientras que el historiador Jesús Gutiérrez explicó aspectos del origen del club, unidos a los acontecimientos y la propia ciudad, haciendo paralelismo entre la historia de la ciudad y los grandes acontecimientos de la historia del club.

Tampoco faltaron las impresiones del entrenador Mendilibar, del jugador de Dani García sobre la humildad del club, del cambio de Segunda a Primera a cargo de Gaizka Garitano, o las impresiones de la jugadora del equipo femenino Ane Atristain que dijo que «solo con el trabajo bien hecho viene la recompensa».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos