Asfaltados y cruces de calles más seguros

La renovación del asfaltado ha comenzado a realizarse a lo largo de Arrate Bide.
/FÉLIX MORQUECHO
La renovación del asfaltado ha comenzado a realizarse a lo largo de Arrate Bide. / FÉLIX MORQUECHO

El Ayuntamiento invierte 409.380 euros en la renovación de las calzadas y en pasos sobreelevados

ALBERTO ECHALUCE EIBAR.

El asfaltado de más de una decena de calles de Eibar ha comenzado a ser renovado esta semana al mismo tiempo que se van a construir pasos sobreelevados en la calzada en diversos puntos de la ciudad para dotar de más seguridad a la travesía de la N-634 y a los diferentes barrios.

Los trabajos de asfaltado y pasos sobreelevados se prolongarán por espacio de ocho semanas, dependiendo en todo caso de las condiciones meteorológicas. El presupuesto de estas actuaciones se eleva a 409.380,98 euros, y serán ejecutadas por la empresa Excavaciones y Transportes Orsa SL, a la que el Ayuntamiento ha adjudicado de forma conjunta ambas obras.

Asfaltados
Arrate Bide (números 2 y 4), Bidebarrieta (entre los números 29 y 39), Ipurua kalea (en la curva del campo de fútbol), Pagaegi, Ibargain, Jardiñeta (entre el 9 y el 15), Isasi, Untzaga Plaza (número 11), callejón de San Cristóbal, Juan Gisasola (número 1), Aginaga, en el acceso Legarre Gain-Arrate Bide y se eliminará la isleta en Julián Etxeberria.
Pasos sobreelevados
En Abontza Bide y Legarre Gain, San Andrés Ardanza, Blas Etxeberria, Arrate Bide, Bidebarrieta número 14, Tiburcio Anitua y Bustinduitarren, Urki Kalea, en Txonta 52, en Sostoatarren 15, Jardiñeta kalea 14 y San Juan 19, y cambios en Miguel de Aginaga.
Presupuesto
409.380,98 euros.

Los primeros trabajos de asfaltado han comenzado esta semana en la zona de Arrate Bide (números 2 y 4), y continuarán en las próximas semanas en otros puntos. En concreto, las zonas sobre las que se actuará son Bidebarrieta (entre los números 29 y 39), Ipurua kalea (en la curva del campo de fútbol), Pagaegi, Ibargain, Jardiñeta (entre el 9 y el 15), Isasi, Untzaga Plaza (número 11), callejón de San Cristóbal, Juan Gisasola (número 1). Se actuará asimismo, en la zona de Aginaga, en el acceso Legarre Gain-Arrate Bide y se eliminará la isleta en Julián Etxeberria.

En lo que respecta a los pasos sobreelevados, ya han comenzado los trabajos con la construcción de uno entre Abontza Bide y Legarre Gain y se crearán otros en la calle San Andrés (el paso que da acceso al pasadizo que se dirige a Legarre), en Ardanza (delante de un acceso a garajes), en Blas Etxeberria, Arrate Bide número 2 (el que cruza para tomar las escaleras mecánicas que suben a Legarre Gain), Bidebarrieta número 14, paso frente al parvulario de Sansaburu, paso en el cruce entre Tiburcio Anitua y Bustinduitarren. El resto de actuaciones tendrá lugar en Urki Kalea (junto al ascensor de Urki-Polonia Etxeberria), en Txonta 52, en Sostoatarren 15, Jardiñeta kalea 14 y San Juan 19. Y además, se modificará el paso peatonal en Miguel de Aginaga. Además, se construirá también un paso sobreelevado en la trasera del campo de fútbol de Ipurua y en Bittor Sarasketa, se ampliará la acera de Zezenbide y se llevará a cabo el arreglo de varias arquetas en Mekola.

Para llevar a cabo estas obras, en algunos casos será necesario actuar por las noches o bien en horarios específicos que recomendará la Policía Municipal con el objetivo de no entorpecer el tráfico. También será necesario en otros casos llevar a cabo desvíos provisionales para el paso de los peatones.

Instalación progresiva

Este proyecto de instalación progresiva de pasos sobreelevados se va extendiendo a toda la ciudad y a la mayor parte de los barrios en puntos concretos en los que se considera más prioritario hacerlo, atendiendo para ello a factores como que se trate de zonas de mucho tránsito peatonal o de mucho tráfico o zonas céntricas, comerciales y escolares. Todo ello ha repercurtido también en un descenso del número de atropellos, al estar colocados los pasos en puntos peligrosos.

Para estos trabajos de creación de una zona sobreelevada se forma un trapecio conformado por el paso de cebra y dos rampas en pendiente para alcanzar la cota de acera. De esta manera, se eleva la superficie de rodadura que comprende toda la calzada y la anchura del paso de peatones. Además, se garantiza el drenaje de la calle y se reponen después las superficies de acera afectadas. Y, por último, queda señalizado el paso de cebra, tanto vertical como horizontalmente.

Zonas de mucho tránsito

Se plantea mediante estas obras dar solución a la problemática actual de algunos recorridos peatonales en zonas de mucho tránsito dentro del municipio, en los que los pasos de cebra incumplen la Normativa de Accesibilidad. Este sistema de pasos tiene una doble función. Por un lado, se obliga a los conductores a reducir la velocidad (disminuyendo el riesgo de atropellos), y además se hace de una manera menos agresiva que las hasta ahora habituales bandas elevadas longitudinales. Y por otro lado, al quedar el paso sobreelevado a la misma altura que la acera, se facilita el acceso a personas de movilidad reducida.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos