Arrateko Andra Mari solicita medidas para evitar la «segregación» escolar en la ciudad

El centro Arrateko Andra Mari solicita medidas para evitar la «segregación» escolar./FÉLIX MORQUECHO
El centro Arrateko Andra Mari solicita medidas para evitar la «segregación» escolar. / FÉLIX MORQUECHO

El alcalde Miguel de los Toyos plantea a Educación que «modifique» la normativa de matriculaciones

ALBERTO ECHALUCEEIBAR.

El Pleno del Ayuntamiento de Eibar se ha hecho eco de una carta remitida por la dirección del colegio Arrateko Andra Mari que llama la atención sobre la existencia de una «clara segregación» en la escuela pública, en Eibar.

En base a los datos que cuentan sobre los alumnos de procedencia extranjera, se puede afirmar que «en nuestra ciudad existe un desequilibrio entre los centros públicos y los concertados evidente, así como que la misma situación también se produce entre las escuelas públicas. Y lo peor es que esos desequilibrios son cada vez mayores».

En la misma carta, la dirección del centro Arrateko Andra Mari expresa que «no queremos escuelas gheto o elitistas, sino una enseñanza pública inclusiva. Las escuelas de primer, segundo y tercer nivel no pueden darse».

«No queremos ni ghetos ni colegios elitistas, sino una enseñanza inclusiva»

«La Administración no ofrece los recursos a las escuelas para afrontar este desafío»

«La enseñanza pública equilibrada es garantía para la integración y la convivencia»

Al mismo tiempo, desde Arrateko Andra Mari plantean la necesidad de articular medidas para adecuar la diversidad de una forma más equitativa. «El caso es que algunas escuelas públicas recibimos más estudiantes de un determinado perfil que otras. Y lo peor es que estos desequilibrios son cada vez mayores», señala la carta del centro escolar.

Desde el centro Arrateko Andra Mari apuntan que «no puede ignorarse la situación a la que nos enfrentamos porque sus efectos a corto plazo pueden ser perjudiciales», al tiempo que expresaban que el crecimiento de los estudiantes extranjeros en determinados centros tenía su origen en que en éstos últimos se matriculaban en el más próximo a sus casas generándose un efecto de fuga por parte de las familias autóctonas hacia incluso a puntos más alejados de los que residían con objeto de evitar acudir a los que contaban con mayor matriculación extranjera. Igualmente, desde Arrateko Andra Mari se incide en que «agrupar a los estudiantes que tienen el origen del extranjero en el campo educativo, en pocas escuelas, no consigue la integración y la cohesión social, ni supone un modo positivo de vivir la diversidad».

Apoyo de las instituciones

Por todo ello, desde este centro solicitan a las instituciones una actuación rápid . «No se puede hacer como que desconocemos la situación que tenemos delante, ya que las consecuencias, en el corto plazo, pueden ser dañinas»

No obstante, en los últimos años «el desequilibrio» es más manifiesto, lo que genera la petición de medidas. Por todo ello, desde la dirección del centro escolar se hablaba de que la administración no ofrece «los recursos suficientes a las escuelas, para responder a ese desafío, y creemos que a esta realidad se le tiene que dar una solución lo más rápido posible».

Trabajo saturado y salud

Ante esta situación, desde Arrateko Andra Mari recuerdan que «para nosotros, todos los niños tienen los mismos derechos, pero creemos que hay que tener en cuenta el perfil de unos y otros. Afrontamos los retos que se nos presentan en el futuro con optimismo, ilusión y respeto, pero, en ocasiones, es un trabajo añadido muy elevado que no sólo genera que estemos saturados de trabajo sino que, además, pone en peligro nuestra salud. Solicitamos ayuda y compromiso a la hora de establecer los criterios para responder adecuadamente a las situaciones que surgen a diario, valiéndonos de la realidad y la ética, y teniendo en cuenta la situación aquí expresada y teniendo en cuenta los perfiles y la situación de nuestro centro».

Tras la fase de prematrícula, solicitan desde Arrateko Andra Mari que se busque una solución cuanto antes a esta situación «para que se ofrezca más recursos humanos a nuestro centro, y que, posteriormente, se obtenga una enseñanza pública equilibrada en nuestra ciudad, para que la integración y la convivencia estén garantizadas».

Debate en el Pleno

En el propio Pleno que abordó esta demanda del centro escolar, el alcalde, Miguel de los Toyos, manifestó que había recibido la carta y que posteriormente se había puesto en contacto con el departamento de Educación para ponerles en conocimiento de este hecho que se arrastra desde años atrás.

De los Toyos recordó que «este tema no es nuevo. Desde la delegación de Educación se trabajó en la unificación de los centros de Secundaria con la unión de Mogel-Isasi, Itzio y el Instituto». Igualmente, el alcalde eibarrés puntualizó que «tras la unificación de Secundaria se formó una Mesa de Primaria, en el que se celebraron cinco o seis reuniones, en los que cada centro defendía sus intereses legítimos. Al final se rompió todo a instancias de un único centro. Los municipios poco pueden hacer en este tema».

En esta dirección, en el mismo Pleno municipal, la concejala de Irabazi, Maria Jesus Agirre, abogó por trabajar en eliminar «la existencia de ghetos», una vez que por comentarios que se reciben «existía la idea que algunas escuelas son para 'kanpotarras', frente a otros centros de carácter más elitista».

Finalmente, Agirre reconoció que «el Ayuntamiento no tiene competencias, pero esto no es bueno para nadie porque puede crear sentimientos discriminatorios a partir de la sensación que muchos jóvenes sientan que no son de aquí y otros sí», señaló.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos