Adiós al ruinoso chalet de Mekola

El derribo del chalet de Mekola elimina del paisaje urbano de Eibar uno de los elementos que habían generado un problema de imagen por su estado ruinoso.
/FÉLIX MORQUECHO
El derribo del chalet de Mekola elimina del paisaje urbano de Eibar uno de los elementos que habían generado un problema de imagen por su estado ruinoso. / FÉLIX MORQUECHO

Las operaciones de derribo se inician el lunes y durarán hasta el miércoles, lo que generará el cierre de la calle Arrate-Bide

A.E. EIBAR.

El chalet de Mekola, más conocido como Vildosola, desaparecerá del paisaje urbano eibarrés a partir del lunes, momento en el que está previsto proceder a su derribo. Las operaciones transcurrirán a lo largo del lunes, martes y miércoles de la próxima semana, entre las 8.00 y las 19.00 horas. Esto generará el cierre de la calle Arrate-Bide, entre Itzio y la salida de Legarre-Gain.

Paralelamente al derribo, desde el Ayuntamiento se ha encargado un estudio de alternativas para la mejora de la accesibilidad entre Mekola y Arrate Bide.

Derribo
El lunes día 22 y hasta el miércoles se llevan a cabo las operaciones de derribo del chalet de Mekola.
Mekola
No se podrá construir ningún edificio cerca de las vías del tren y se contempla un espacio para parque y para acoger un ascensor, algo que había sido solicitado por los vecinos.
Arrate Bide
En la zona más próxima a esta calle, la familia propietaria podrá construir viviendas.

En este sentido, el Ayuntamiento quiere conocer si es viable la construcción de un ascensor que evite la utilización de las escaleras de acceso.

El caso es que en el solar que surja tras las operaciones de derribo no está permitida ninguna edificación. Sin embargo, en la parte más próxima a Arrate Bide, en la parte superior, se podrá llevar a cabo un edificio de viviendas, en terrenos de las familias propietarias del chalet.

En base al Plan General

El Ayuntamiento y las familias propietarias de los terrenos en los que se encuentra el chalet de Mekola cerraron la firma del convenio de reparcelación de esta zona hace dos años, tras un largo tira y afloja, lo que posibilitaba el desarrollo de esta área. Este documento abrió la vía para la declaración de ruina del antiguo chalet. No obstante, las intenciones del Ayuntamiento en derribar este inmueble parten desde hace más de 30 años.

El caso es que este chalet, justo en pleno centro urbano eibarrés, además justo detrás de la Casa Consistorial de Unzaga, causaba un problema de imagen, dado su precario estado. Junto a este problema de imagen, desde muchos años atrás, era objeto de numerosas quejas de los vecinos de Mekola por el deterioro que presentaba: todo lleno de zarzas y ruinas, hasta el punto que llegó a ser refugio de okupas.

La aprobación del Plan General dejó fuera de ordenación este inmueble. Y apartir de aquí se presentaron diferentes iniciativas para su impulso. La propiedad del chalet, que se sitúa sobre una parcela que llega desde Ardanza hasta la carretera de Arrate, presentó un proyecto de construcción de viviendas, aunque inicialmente se llegó incluso a plantear la posibilidad de construir un pequeño hotel.

Desde el Ayuntamiento se consideró que el volumen edificatorio era muy grande y se descartó esta iniciativa. Por ello, desde el área de Urbanismo se planteó la necesidad de delimitar dos zonas diferenciadas en base a lo marcado por el Plan General. Según los acuerdos alcanzados, se establecían dos usos diferenciados. En la parte más cercana a las vías del tren, junto a las conocidas como 'casas de los millonarios', se habilitaría un parque y una zona de estancia, pero dentro de esta urbanización se quiere por parte del Ayuntamiento reservar espacios para la colocación de un ascensor, «descartada la posibilidad de contar con escaleras mecánicas», manifestó ayer la arquitecta municipal, Elena Juaristi.

Reivindicación de los vecinos

Por medio de estos trabajos se trata de atender las preocupaciones de los vecinos y en cuanto se conozca el estudio encargado se podrá regenerar la zona y crear un espacio para uso y disfrute de los vecinos del lugar y de todos los eibarreses.

El ámbito más cercano al paseo pasará a ser propiedad municipal, donde el Ayuntamiento procederá al derribo de la edificación existente y después podrá entrar de lleno en la urbanización para su uso como espacio libre de uso público y zona verde, en un espacio de 476 m², así como a la reurbanización de los frentes sur y norte de la parcela. El coste de derribo del chalet se estableció en una cantidad cercana a los 30.000 euros.

En la parte más próxima la carretera de Arrate se podrá construir un bloque de viviendas que venía solicitando la propiedad. Para ello, se requería contar con un proyecto de reparcelación que estableciese los diferentes ámbitos antes de impulsar un proyecto de urbanización de la zona, aspecto que se tuvo que abordar también. Ocurría que una parcela de terrenos era propiedad de la Fundación San Andrés, asunto que se resolvió pasando a manos del Ayuntamiento.

A medida que los años transcurrieron y las negociaciones no llegaban a su fin, las quejas por parte de los vecinos de Mekola fueron constantes y también surgieron nuevas propuestas de uso.

Desde las filas del grupo político Irabazi se pidió el traslado de la Escuela de Música al antiguo chalet, en donde se llevaría a cabo su reforma para dar cabida a este equipamiento. Sin embargo, el alcalde, Miguel de los Toyos, señaló que « descartamos trasladar la Escuela de Música, ubicada en Portalea, a este punto. Tras la declaración de ruina, después se abrirá paso al derribo del chalet».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos