Más de 3.000 velas para Arrate

La procesión con la Virgen de Arrate desde el Santuario hasta la Cruz es uno de los momentos más protocolarios y tradicionales de las fiestas de Arrate, patrona de los eibarreses y también de los txistularis.
La procesión con la Virgen de Arrate desde el Santuario hasta la Cruz es uno de los momentos más protocolarios y tradicionales de las fiestas de Arrate, patrona de los eibarreses y también de los txistularis.

El día central de las fiestas de Arrate reunió a miles de vecinos en una jornada que ofreció diversión incluso en los momentos de mayor solemnidad

FÉLIX MORQUECHOEIBAR.

«Hay poca gente, ¿verdad?». Es el comentario que se repite en el alto de Arrate cada 8 de septiembre. A veces se dice porque hace mal tiempo, otras veces porque se esperaba más gentío, pero lo cierto es que miles de eibarreses y visitantes pasaron ayer a hacer su visita a la Patrona. Unos lo hicieron por la mañana temprano, otros esperaron a que el sol calentara, algunos esperaron a la hora de la verbena y los más osados disfrutaron durante todo el día... y la noche.

Lo cierto es que el Santuario se llenó con los fieles que una vez más acudieron a la casa de la Virgen de Arrate. Ya comenzaban a agolparse las velas que en este día se colocan en un lateral de la entrada. «Normalmente se ponen entre 3.000 y 4.000 velas. Veremos lo que pasa este año, aunque parece que hay poca gente, ¿verdad?», apuntaba una de las encargada de vender los cirios.

La Misa Mayor contó con la presencia de la Corporación Municipal que se unió también a la procesión posterior. La solemnidad habitual se cortó al adentrarse en el camino que lleva a la Cruz cuando los dantzaris que abrían la comitiva se encontraron con un coche en mitad del camino. Algunos txistularis por un lado, la imagen de la Virgen por otro... con mucho tiento para no caerse los participantes bordearon el Citroën Xsara que tan buen aparcamiento había encontrado, y que se convirtió en la anécdota de la procesión.

Ante la Cruz de Arrate se repitió uno de esos momentos que han permanecido prácticamente invariables a pesar del paso de los años. El párroco Xabier Zubizarreta no tuvo problemas en dejar de lado protocolos y pidió a la Virgen de Arrate por el Eibar que se atisba desde ese punto. «Desde aquí se ve también el campo de fútbol, que la Virgen de Arrate os ayude a los que hacéis deporte» guiñó a la chavalería más joven que se reía. «Pero también se ven la ikastola y se ve la universidad» añadió recordando el principio de curso que se afronta en estos días.

De las danzas a los bertsos

El final de la procesión se celebró con bailes ante el Santuario, y las danzas fueron también protagonistas de los siguientes minutos. La Banda de Txistularis Usartza puso música y el grupo Kezka retomó una nueva edición de las danzas de la Virgen de Arrate. Este año se contó con invitados de Zumarraga, que conectaron Arrate con la ermita de La Antigua.

Los dantzaris disfrutaron con una cita que han consolidado en pocos años y que forma ya parte indisoluble de la fiesta, y también hicieron disfrutar al público habitual y a los nuevos.

Lo tradicional manda en las fiestas de Arrate pero hubo algo que se echó de menos ayer. La voz de Juan Mari Narbaiza cantando bertsos desde el micrófono era una estampa clásica hasta el año pasado. Por eso el Ayuntamiento quiso tener un detalle con su familia a través de su hija Idoia.

Aplaudieron Meabebasterretxea y Gorrotxategi, los dos bertsolaris que participaron ayer en la fiesta y que tuvieron presente a Narbaiza en sus primeros bertsos.

Mañana, Día de la Cofradía

El Día de la Cofradía llega mañana con una fiesta más recogida. Habrá Misa Mayor a las 11.00 horas seguida de la procesión con la Virgen de Arrate, en esta ocasión por la campa, si el tiempo lo permite.

A mediodía comenzará el concurso de paellas que abrirá su inscripción a las 11.30 horas en la campa. Los participantes deben aportar ingredientes y utensilios para preparar un mínimo de seis raciones. Los premios son trofeo y 90 euros a la pareja ganadora, trofeo y 60 euros la segunda y trofeo para la tercera.

Por la tarde, las pruebas de bueyes comenzarán a las 17.30 en el probadero de Arrate. Después quedará pendiente la fiesta de las mujeres que llevan el nombre de Arrate. Ellas se reúnen el domingo siguiente al de la Cofradía, así que tienen cita con su 'amatxo' el 17 de septiembre.

Fotos

Vídeos