Diario Vasco

Txonta se rehabilitará «al estilo Mogel»

Regeneración. Se gestan nuevos planes para Txonta, consensuados por instituciones y vecinos.
Regeneración. Se gestan nuevos planes para Txonta, consensuados por instituciones y vecinos. / MORQUECHO
  • El Ayuntamiento solicita al Gobierno Vasco un proyecto de rehabilitación de las casas consolidadas

El Ayuntamiento y la Mesa de Txonta han alcanzado el acuerdo para solicitar al Gobierno Vasco un proyecto de rehabilitación de las casas que se consolidan en el Plan General (PGOU), «muy similar al realizado en la zona de Mogel», con un nuevo convenio entre instituciones, que está previsto que se entregue para el mes de julio.

Según dio a conocer el viceconsejero socialista Pedro Jáuregi, se abre la posibilidad -tras la sentencia dictada por el Tribunal Vasco de Justicia de declarar inviable la construcción de 500 viviendas- de hacer frente a la rehabilitación de las casas, con un proyecto «al estilo Mogel». Igualmente, Jauregi explicó que su departamento, liderado por el consejero de Vivienda y excalcalde, Iñaki Arriola, «va a comprometerse económicamente con el proyecto».

Para hacer frente a todo ello, se plantea una nueva reunión, a mediados de julio, espacio de tiempo que se establece para esbozar las bases de una nueva modificación del PGOU y un «posible» convenio de ayudas entre el Gobierno Vasco y el Ayuntamiento para la mejora de la accesibilidad interna y la eficiencia energética, con la instalación de ascensores y la mejora de la envolvente de los edificios residenciales que se vayan a consolidar. A la reunión de la Mesa de Txonta, además del viceconsejero Jauregui, y el director general de Visesa, Carlos Quindós, asistieron representantes del equipo de gobierno y de los grupos políticos locales, así como representantes de las asociaciones vecinales de Txonta, tanto de Txontakuak como de La Plazoleta, junto a un representante de la empresa Amenabar.

«Sorpresa y disgusto»

Según explicó la presidenta del área de Urbanismo, Ana Telleria, «la reunión celebrada no estaba motivada para recabar propuestas, ni entrar en discusiones, sino para informar de primera mano de la situación, y nos hemos dado un plazo aproximado de seis semanas para hacer un nuevo planteamiento de ordenación del barrio y estudiar junto con Gobierno Vasco la viabilidad de poner en marcha un plan para mejorar tanto la accesibilidad interna como la eficiencia energética los edificios residenciales, que traeremos a la próxima Mesa de Txonta».

Telleria explicó que la sentencia por la que se declaraba «inviable» la construcción de 500 viviendas «nos ha sorprendido y disgustado, pero en ningún caso nos ha hecho dudar sobre nuestra voluntad de regenerar el barrio, que es, si cabe, aún más firme». En esta dirección, un asesor jurídico municipal explicó el contenido de la sentencia, en la cual la anulación de dicho proyecto deriva de la estimación por parte del tribunal de la alegación de Amenabar respecto a la falta de viabilidad económica de la actuación. «El tribunal basa sus decisiones en el informe pericial, nosotros seguimos pensando que sí era viable, y un informe de Visesa lo corroboraba, y podríamos recurrir la sentencia pero hemos decidido no hacerlo porque no tendríamos la resolución en años y no sería cómodo trabajar con esa inseguridad jurídica», indicó Telleria.

Esta sentencia ha provocado la anulación de la cuarta modificación del Plan y la ordenación de la zona, que vuelve a ser la recogida en las NN SS de 1989, que contemplaban básicamente la consolidación de todos los edificios residenciales y de la gran mayoría de los industriales.

Asimismo, Telleria explicó que de cara a la realización de nuevos planes se iban a mantener contactos con los grupos de la oposición, con las familias con derecho a realojo, las industrias pendientes de traslado, los propietarios no residentes sin derecho a realojo, pero sí a indemnización, «para informarles de la situación actual y aclarar las dudas y preocupaciones que puedan tener, así como para explicarles en qué líneas se está trabajando». Además, se va a contactar con las comunidades de los edificios consolidados con planes inmediatos de intervenir en materia de accesibilidad o rehabilitación de fachadas para intentar acompasar las actuaciones.

«Compromiso serio»

EH Bildu ha solicitado un «compromiso serio» al Gobierno Vasco para hacer frente a un nuevo proyecto y la convocatoria a los vecinos ya que considera que la Mesa de Txonta tiene que establecerse como órgano informativo y consultivo durante todo el proceso de regeneración de Txonta. «Por tanto, tiene que tener una periodicidad estable y permanente hasta que se logre dicho objetivo. En unas seis semanas, es el plazo, en el Ayuntamiento dispondrá de una propuesta consensuada con el departamento de Vivienda del Gobierno Vasco. Por ello, EH Bildu solicita que en cuanto se tenga la propuesta se convoque a todos los vecinos a una reunión general informativa para explicarles «exhaustivamente» cual es la situación y el futuro del barrio y los pasos a seguir, «ya que en la Mesa solamente están presentes representantes de las dos asociaciones vecinales del barrio».

Además, EH Bildu cree que tiene que redactarse «un proyecto serio, con cabeza y realizable, nada especulativo y priorizando siempre la regeneración del barrio. Tenemos que ser cautelosos con el número de viviendas proyectadas, tanto libres como de protección oficial, en esta época donde en Eibar existen promociones de VPO construidas a las que no se les puede dar salida».

El Pleno municipal aprobó definitivamente el 23 de febrero de 2015 la cuarta modificación del PGOU referida al AI 125 Txonta. No obstante, la sociedad mercantil Txonta Egizastu Promozioak, S.L. interpuso recurso contra el acuerdo el 30 de abril de 2015.

Sin embargo, el pasado 21 de abril de 2017 el TSJ del País Vasco dictó una sentencia por la que declaró la nulidad de pleno derecho del acuerdo recurrido. La sentencia utilizaba como argumentos la inviabilidad económica de la actuación, y en este apartado se refería a la ausencia de inclusión de los gastos de descontaminación del suelo en el estudio, «en definitiva que las cargas de urbanización que tenía el proyecto eran superiores a los beneficios que se podían obtener con las ventas de viviendas».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate