Diario Vasco

Fotos que unen pasado y presente

En la imagen se compara la cruz de Urki Kurutzekua, bajo un descampado, con la moderna urbanización actual.
En la imagen se compara la cruz de Urki Kurutzekua, bajo un descampado, con la moderna urbanización actual. / GORKA CASTRILLO
  • Realizadas por Gorka Castrillo, se colocarán en la calle mostrando un mismo punto en diferentes épocas

  • El trabajo ha sido un encargo de la comisión Ego-Ibarra del Ayuntamiento

El fotógrafo Gorka Castrillo ha presentado a la comisión Ego-Ibarra el trabajo realizado durante el último año y titulado 'Retrofotografiar Eibar'. Esta iniciativa ha consistido en repetir una fotografía antigua de Eibar, exactamente en el mismo lugar y con el mismo punto de vista, pero en diferentes momentos. A partir de ahora, la comisión Ego Ibarra hará una selección de imágenes para su colocación en diversas calles de la ciudad. Esta técnica ha permitido conocer la ubicación en la que se encontraban edificios antiguos y la transformación experimentada en el mismo punto. Asimismo, se recogen visitas de importantes autoridades a la ciudad, así como la celebración de fiestas del pasado siglo.

Castrillo ha elaborado el proyecto desde un punto de vista temático y ha manejado un total de 700 fotografías: 350 actuales, realizadas por él en el mismo lugar, con la misma colocación y en la misma época del año en el que se realizó la fotografía antigua.

Una pequeña muestra de la presentación realizada (por barrios), se puede consultar en PDF, en la web de Ego-Ibarra. La mayoría de las fotos antiguas son de Plazaola o Castrillo (Archivo Municipal). Asimismo hay documentos de Lakuesta, Ojanguren o San Martin, así como fotos cedidas por diversos particulares (Rosario Larrea, Corral, Lahidalga, Castrillo Díaz...).

Castrillo, graduado en Ciencia Política y aficionado a la fotografía desde los 16 años, ha querido regresar con su obra al Eibar de los años 50 a los 70. La elección de los años no ha sido casual, sino que ha tratado de estudiar cómo era la ciudad en la fase final de la reconstrucción, en la primera mitad de la década de los 50, tras la Guerra Civil y cómo se transformó a raíz del auge industrial experimentado de la década de los 50 y los 60. En sí, su obra permite conseguir una mirada hacia atrás y comprobar la evolución que ha seguido Eibar, los viejos edificios, hoy desaparecidos, y los nuevos que han surgido.

También se exponen fotos antiguas, como una visita de Franco a Eibar, la inauguración de las casas de Carlos Larrañaga ensamblada dentro de la imagen actual de la misma calle, bajo el nombre de J.A Mogell, cómo se recuperan antiguos enclaves como la casa Pastora en Otaola y la actual conformación de la calle, así como la cruz de Urki Kurutzekua, antiguamente en un descampado, y con la urbanización actual.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate